El efecto Highline y las nuevas formas de diseñar y vivir las ciudades

07/01/2017 | Actualidad

Los modelos de planificación urbana han evolucionado en los últimos 20 años. No son modas sino formas comprobadas globalmente de mejoras de calidad de vida para los habitantes y visitantes. Las ciudades que lo entienden ganan en divisas por turismo, en seguridad, y hasta en respaldos políticos. Hay muchísimos ejemplos y cada uno tendrá su imagen de ciudad ideal en base a su propia experiencia. Personalmente me gustan las ciudades que presentan recorridos hilvanados de atracciones para disfrutar a nivel peatonal, con sorpresas, que conservan arquitectura de valor pero introducen ejemplos vanguardistas con criterio, las que diseñan como dice Jan Gehl, para recorrerlas a 5km/hr en vez de a 50km/hr; las que alternan zonas más bohemias, más elegantes, más jóvenes y espontáneas, más sui generis, con muchos espacios verdes en distinto formato, con equipamiento urbano de buen diseño para disfrutarlos, y actividad gastronómica y comercial para interacción social al aire libre.

Una de las herramientas replicadas con distintos niveles de éxito, pero casi siempre con impactos positivos en el entorno inmediato son los parques lineales: usados como estrategias de recuperación ambiental cuando sustituyen carreteras o vías densas de tránsito, o cuando reformulan márgenes de ríos otrora ignorados. Forman parte de devolverle a la gente el esparcimiento de calidad al aire libre, la interacción social y el hilván físico de áreas con servicios comerciales, gastronómicos y turisticos.

Otro capítulo aparte merecen los “Waterfront” o ramblas que son las formas en que  las ciudades e vinculan con su entorno marítimo inmediato, que van desde la delicia de paseos a la ignorancia o darlo por sentado de muchas otras, pero eso será un capítulo aparte.

El Highline en New York, descripto acá  parece ser el ejemplo más visitado y logrado de los últimos años generando un frenesí turístico, inmobiliario y de auge de preocupación por el entorno urbano en colaboraciones público-privadas. Sus proyecciones iniciales fueron ampliamente cumplidas y superadas:  se estimaba atraería 400,000 turistas por año, (Atrae 5 millones por año)  y elevaría ingresos tributarios en U$S 286 millones durante 20 años. (Lo hace a un ritmo de 2,2 billones de dólares)

Hay otros ejemplos incluso previos a él sin tanta difusión pero igualmente valorables. Los  que citamos acá van desde esos menos difundidos pero igualmente encantadores a otras propuestas en vías de desarrollo más audaces pero siempre guiándose por la ruptura verde en un contexto urbano más o menos denso o descalificado.

Queensway (New York) 

El barrio de Queens quiere su propia versión del Highline, reutilizando 5,6km de una vía férrea abandonada desde hace 50 años. El organismo encargado de conservación y mantenimiento de espacios públicos “Trust for Public Land” ha avalado el proyecto y se encuentran en fase de búsqueda de inversores, lo que no será fácil ya que Queens a diferencia de Chelsea no es una zona con misma reputación o tránsito de gente, si bien también requerriría de menores sumas para hacerlo viable.

LowLine (New York)

James Ramsey y Dan Barasch son los artífices de este parque subterráneo llamado Lowline, en una ex terminal de metros bajo el puente de Williamsburg. El proyecto fue descripto en esta nota y ya cuenta con aval del gobierno y oficinas públicas, y lo más importante ya ha recaudado fondos para etapa preliminar.

Elevated Bloomingdale Trail (Chicago) 

Un parque lineal elevado, el primero de su tipo en la ciudad que corre de este a oeste en el sector NW de la ciudad, cruzando los barrios de Logan Square, Humboldt Park, and West Town, a lo largo de la Bloomingdale Ave.

Luchtsingel (Rotterdam) 

Iniciado con motivo de la bienal de arquitectura de Rotterdam del 2012, Make Rotterdam, Maxwan Architecten y Zones Urbaines Sensibles recolectaron donaciones a través de Crowdfunding para concretar en Luchtsingel:  un puente peatonal que conecta edificios evitando el tráfico inferior. El slogan de la campaña era “Cuanto mas dones, mas largo el puente” y como constaría de 17.000 tramos de placas, cada una de ellas podrá tener el nombre del amable donante, un mensaje a un ser querido, o un slogan publicitario, lo que lo constituye en una fiel muestra de arquitectura colaborativa, ya que por U$S 33 uno puede adquirir una de esos 17.000 piezas unitarias.

Seoul Skygarden (Seúl, Corea del Sur) 

La firma holandesa MVRDV fue seleccionada para transformar una vía elevada en un parque público: 938 metros de bypass sobre la estación con 254 especies de árboles, arbustos y flores. El proyecto incluye  huertas, cafés, florerías, librerías y viveros. Ya tiene además un sector en forma de plaza para albergar la Exposición Mundial de Horticultura del 20122. Esta vía fue construída en los 70 pero cerrada al tránsito pesado en 2009 luego de constatarse inseguridades en la estructura para tal fin.

Río Cheonggyecheon (Seúl, Corea del Sur)

Después de que el afluente estuviera sepultado bajo una autopista por muchos años, en 1999 la alcaldía de la ciudad comenzó a demoler la gran vía, para darle paso a un parque de 400 hectáreas que tuviera como centro el río con sus aguas debidamente tratadas y purificadas.

Finalizado el proyecto, Seúl se precia de proclamar que la contaminación del aire disminuyó en un 35 por ciento y la ciudad atrae a 64.000 visitantes diarios de los cuales 1.400 son turistas extranjeros, quienes aportan USD1,9 millones anuales a la economía.

El proyecto de Cheonggyecheon nace de un negativo diagnóstico realizado a la autopista principal Cheonggye Expressway. A pesar de beneficiar a 160.000 autos diariamente, la autopista estaba en una obsolescencia absoluta, ya que su mantenimiento tenía un costo altísimo, su estructura ya no permitía el tránsito de grandes vehículos y causa de una mala calidad de vida debido a la contaminación. Como consecuencia, el centro se despoblaba y desvalorizaba, transformándose en un lugar cada vez menos llamativo.

Parque lineal Chapultepec (Mexico)

La avenida Chapultepec, en México DF, es una larga franja de asfalto cuyo tráfico separa de facto los barrios de la Juárez y Roma Norte. Pronto, la veterana vía de la ciudad se convertirá en un parque lineal con amplios jardines y una estructura de varios niveles que creará un nuevo espacio para unir ambos barrios.

La avenida convertida hoy en basurero y estacionamiento ilegal, que divide a las zonas con la mayor tasa criminal de la capital, se transformará en un parque de casi medio kilómetro que tendrá internet gratuito, un centenar de árboles nuevos y que recolectará y reaprovechará miles de litros de agua de lluvia.

El tramo concreto  comprende la franja de 1,3 km desde el Bosque de Chapultepec hasta la Glorieta de los Insurgentes. Distrito Juarez es una zona de oficinas y comercio, mientras que Roma Norte es, sobre todo, residencial. El proyecto pretende revitalizar ambas zonas creando un punto de encuentro para los ciudadanos, y no solo una vía para el tráfico rodado. De momento hay dos proyectos , uno de ellos es el de Frente Arquitectura y RVDG, y el otro es el que acaba de presentar el arquitecto Fernando Romero y FR-EE.

En esencia, ambos proyectos convierten la avenida Chapultepec en un espacio con abundante vegetación y zonas de tránsito. Aparte de ascensores, escaleras y rampas que comunican cada nivel, la avenida contará con zonas para nuevos comercios y espacios culturales, así como áreas de recreo para los más pequeños.

No han sido pocos los críticos al proyecto como siempre pasa, y muchos opinan que esto, lejos de unir, separará aún más las dos zonas lindantes. Para ello, el gobierno ha abierto instancias de opinión publica y una página de información y transparencia de inversiones con todos los datos para que la gente opine con criterio

Garden Bridge (Londres) 

El proyecto del Arquitecto Thomas Heatherwick (junto al paisajista Dan pearson y la constructora Arup) busca instaurar un espacio verde que sirva para cruzar el río pero de una forma amable, tranquila y rodeado de naturaleza, no en medio del tránsito caótico como la mayoría de los otros puentes.

Parque de Manzanares  (Madrid)

El Parque Lineal del Manzanares es un espacio natural vertebrado por el río Manzanares desde su cruce con la M-30 hasta su desembocadura en el Río Jarama. Aunque urbanizado en una mínima parte al norte (Parque de Ricardo Bofill) es hoy en día un depósito arqueológico y natural de la Comunidad de Madrid.

Es obra del arquitecto Ricard Bofill, se levantó sobre escombreras, incluye un gran centro de tenís de alto rendimiento diseñadoo por Dominique Perrault y se vincula con Madrid Río y otros tramos de parque que siguen la cuenca del Manzanares

El verdadero hecho destacable de este lugar no es su grandiosidad como parque, muy limitada por lo escueto del espacio que deja la ciudad, sino la de estar en el sitio que antes ocupaba la autopista de circunvalación de Madrid M-30.

Hoy, con la autopista soterrada, es posible disfrutar de un breve espacio a ambas márgenes del río Manzanares, donde mobiliario urbano y pequeñas zonas de recreo.

Promenade Plantée (Paris) 

Creado en 1988 por Philippe Mathieux y Jacques Vergely en una antigua vía de tren que unía la Plaza de la Bastilla con Varenne-Saint-Maur , el paseo es una mezcla de vegetación más rústica  alo largo de las vías con otras áreas de paisajismo más moderno. Comienza detrás de la Opera de la Bastilla, y corre sobre Avenue  Daumesnil hasta el Jardin de Reuilly: es el llamado  Viaduc des Arts. (Los espacios y arcos del viaducto se convirtieron en galerías de arte y talleres)  Un paseo extraordinario a lo largo de 4,5km  con variedad de plantas y el bonus de las vistas de edificios icónicos del  12ème arrondissement.

The Underline (Miami) 

El metro de Miami cuenta con dos líneas que tienen 40 kilómetros de extensión y 23 estaciones. Como se trata de un sistema de transporte construido en altura, dispone de espacio libre bajo su infraestructura que en ciertos tramos se aprovechó para construir una ciclovía.

Sin embargo, su diseño no es el más eficiente ni seguro debido a que tiene numerosas curvas, cruces largos y sin definir en los que se topan los ciclistas con los peatones, falta de señalización e iluminación y puntos ciegos. Esta situación es la que identificó Meg Daly, quien tras haber viajado en el metro continuó su recorrido caminando bajo la infraestructura y se percató que muy pocas personas transitaban a pie o en bicicleta, a pesar del potencial que tiene el lugar para ser un espacio público con mejores estándares de calidad.

Fue así como en enero de 2014 decidió fundar la organización sin fines de lucro, Friends of The Underline, que desde entonces está impulsando que un tramo de 16 kilómetros en el sur que comparten las dos líneas del metro (naranja y verde), entre las estaciones Brickell (por el norte) y Dadeland South (por el sur), se convierta en un parque lineal.

Jardines de la Rambla de Sants (Barcelona) 

Es un parque elevado con una longitud de 760 m diseñado por los arquitectos Sergi Godia y Ana Molino que abrió el pasado año, no toma el lugar de una autopista o vía de tren ni la soterra porque era muy caro, pero las oculta entre 160 árboles y 85.000 plantas organizadas en jardines. El paseo va elevándose en el recorrido lo cual genera vistas distintas de la ciudad

 

Namba Park, Osaka, Japon

Ganador del Urban Land Institute’s 2009 Awards of Excellence: Asia Pacific competition, no es un parque lineal estrictamente, ni un simple rooftop o meramente un jardín, pero tiene mucho de todos ellos. Un centro comercial escalonado desde el cero hasta 8 niveles, cuyo recorrido va conformando terrazas, cascadas, caminos, etc.

San Francisco Transbay center (San Francisco, california) 

Una terminal multimodal, en cuyo rooftop se genera una suerte de parque lineal que recorre el barrio y las torres residenciales es el resultado de un concurso cuyo ganador fue el Estudio Pelli Clarke Pelli Architects.

Los parques lineales no son una varita mágica en sí mismos: los que son exitosos, lo son porque se incorporan a una ecuación de densidad, valorización general del área, servicios y accesibilidad desde otras zonas de la ciudad, que lo completan generando esa sinergia poderosa que potencia a un barrio o varios en forma exponencial. Por el contrario, si se implementan en zonas deprimidas que no estén conectadas en forma eficiente con centralidades , o se obvien otras acciones o herramientas de revitalización, pueden suponer grandes inversiones sin retorno siquiera a largo plazo.

Lo más importante en definitiva es que suponen una nueva forma de vivir y experimentar las ciudades, el tiempo libre y la conexión residencial y verde de los espacios públicos; la fluidez de circuitos que se consolidan, o la riqueza de vivencias cuando esos espacios están correctamente diseñados y equipados.

Compartí en las redes