Instituto Moreira Salles Río de Janeiro

27/01/2019 | Actualidad

Instituto Moreira Salles Río de Janeiro

27/01/19 | Actualidad, Arquitectura, Ciudades, Destacados, Gestion Cultural, Lugares, Río de Janeiro

El Instituto Moreira Salles, conocido como IMS es una organización sin fines de luccro fundada por  Walter Moreira Salles (1912–2001) y gestionada por la familia, para promover proyectos culturales con foco en la fotografía, literatura, artes visuales y música brasilera.  Posee 3 sedes: Río, San Pablo y Poços de Caldas y 4 galerías e San Pablo, Rio de Janeiro, Curitiba y Porto Alegre.

La sede de Río de Janeiro, ubicada en el barrio de Gávea era la propia residencia familiar, obra del arquitecto Olavo Redig de Campos y paisajismo de Roberto Burle Marx: una obra de arte del modernismo brasilero, articulada con distintos volúmenes de formatos eclécticos pero que adquieren sentido en el recorrido y secuencia entre patios y jardines.

Llena de detalles como pestillos anatómicos en las puertas interiores, muros pantalla conformados por patterns geométricos, volúmenes macizos en los pabellones de la piscina, murales decorativos en el estanque o líneas orgánicas de bordes de piscinas, el lugar es definitivamente un imprescindible para agedar en la visita a la ciudad. Además de su presencia arquitectónica y entorno pisajístico, puede disfrutarse de su contenido de exhibiciones de artistas relevantes, con entrada libre.

…………………………………………………

Esta institución forma parte de un uiverso cultural de Brasil en el que quisimos profundizar,, tanto con respecto a la familia Moreira Salles en particular como el panorama de fomento a las artes por parte de empresas privadas en general.

……………………………………

La práctica del mecenazgo no es algo nuevo pero lo que sucede en Brasil es muy relevante y con efecto multiplicador ya que en los últimos años, especialmente en la capital paulista, han abierto numerosas sedes de primera linea y escala arquitectónica para difundir arte y clutura a la población en general de la mano de empresas o alianzas locales que trascienden fronteras.

El mecenazgo tuvo un papel fundamental en el Renacimiento, cuando banqueros como Lourenço de Médici financiaron Leonardo da Vinci y Miguel Ángel, entre otros, para que ellos sólo producían sus trabajos. Pero sólo a finales del siglo 19, con el surgimiento de grandes fortunas en Estados Unidos, que el mecenazgo fue elevado a otro nivel. A partir de donaciones millonarias se crearon instituciones tradicionales como los museos Metropolitan, MoMA y de Historia Natural, en Nueva York, además de bibliotecas y universidades. Se destacaron empresarios como John D. Rockfeller, Andrew Carnegie, JP Morgan y Henry Ford. El primero, por cierto, es considerado uno de los mayores mecenas de la historia. En sus 97 años de vida, contabilizó donaciones de 8.800 millones de dólares, en valores actuales.

Grandes instituciones como el propio Metropolitan, MoMA y Guggenheim han ampliado los esfuerzos para conquistar a jóvenes ricos. En los últimos 40 años, el volumen de donaciones permaneció estable en Estados Unidos. Pero, con el envejecimiento de la generación baby boomer, las instituciones dependientes de filantropía comienzan a repensar sus modelos para atraer a los más jóvenes.

Y más que convencerlos de la importancia de financiar la cultura, los gestores de museos están teniendo que demostrar la efectividad de sus administraciones. A diferencia de los padres y abuelos, la actual generación busca más información sobre el destino de las donaciones y mensura el retorno que van a obtener al apoyar a una institución. “Los donantes tradicionales están muriendo o pasando la responsabilidad por hijos y nietos. Es un tema que muchos museos han debatido “, dijo Ford W. Bell, director de la Asociación Americana de Museos, en una entrevista reciente con  The New York Times-

……………………………………

Sobre la Familia Moreira Salles

Walter Moreira Sales (1912) fue un empresariobanquerodiplomático y abogado brasileño. Se dedicó a la actividad bancaria, que heredó de su padre João.  En 1967 esta institución adoptó el nombre de União de Bancos Brasileiros S.A. y en 1975, Unibanco.

Fue dos veces embajador en los Estados Unidos; también renegoció tres veces la deuda externa de Brasil. Fue ministro de hacienda del presidente João Goulart.

Tuvo cuatro hijos: Pedro Moreira Salles, actual presidente de la comisión directiva de Itaú-Unibanco; Walter Salles Júnior, cineasta;

João Moreira Salles, documentalista; Fernando Roberto Moreira Salles, editor.

Mientras se desempeñaba como banquero, Walter Moreira Salles fue convencido de comprar una participación en una compañía minera que explotaba Niobio, un mineral que aumenta propiedades de resistencia y flexibilidad del acero al mismo tiempo, lo cual dio inicio a una de las fortunas más grandes de Brasil.

Los herederos Fernando, Pedro, Joao y Walter trasformaron el banco en una de las mayores instituciones de Brasil y a su familia y Fundación en protagonistas del mecenazgo cultural del país.

.

Walther Moreira Salles nació en 1912, en Pouso Alegre, en el sur de Minas Gerais. Aún niño, fue a vivir con la familia en Poços de Caldas, también en Minas. Allí, el patriarca João Moreira Salles dio inicio a lo que hoy es una de las mayores fortunas del país. Comenzó con un almacén que, poco a poco, pasó a funcionar también como una casa bancaria que negociaba títulos de cafeteros locales. Fue en esa área que, a los 18 años, Walther empezó a trabajar. Dividía el tiempo con los estudios. El fue el único hijo de la prole de cinco que tuvo la oportunidad de cursar la enseñanza superior – se formó en la Facultad de Derecho del Largo de São Francisco en 1936. Por eso siempre dio mucho valor al conocimiento e instituyó la importancia de la educación para sus hijos.

En los últimos diez años de su vida, Walther Moreira Salles se dedicó al instituto cultural que lleva el nombre de la familia

Antes de convertirse en uno de los mayores banqueros del país al mando de Unibanco, Walther pasó por el Banco do Brasil, Ministerio de Hacienda y fue embajador en Washington. Era conocido por su educación y elegancia (raras veces desabrochaba la chaqueta, incluso en casa). Sirvió a cuatro ex presidentes: Getúlio Vargas, Juscelino Kubitschek, Jânio Quadros y João Goulart. Con el primero, la relación de amistad comenzó aún en los tiempos en que vivía en Poços de Caldas, donde también conoció a Ary Barroso y Assis Chateaubriand. En el mandato de Juscelino, fue él quien, llamado a las prisas, articuló las paces con el Fondo Monetario Internacional, el FMI, cuando el propio JK, arrepentido, acababa de anunciar el rompimiento con el fondo. En ese período, se convirtió en un coleccionista de buenas relaciones. Además del contacto cercano con los presidentes, fue amigo y socio de Nelson Rockfeller en sus embestidas en el país y hospedó personalidades mundialmente conocidas, como Mick Jagger, Keith Richards, Henry Ford II y Christina Onassis. Los hijos también se acostumbraron a las frecuentes visitas de músicos e intelectuales brasileños, como Tom Jobim y João Saldanha.

En una de sus raras entrevistas sobre la familia, Pedro Moreira Salles, hoy presidente del Consejo de Administración del Itaú Unibanco, dijo que los padres convivían muy bien con esa diversidad. “Formaron una pareja con gran capacidad de circular en un mundo que no era el suyo en el origen.”

La casa de la familia en la ciudad minera de Poços de Caldas abrigó la primera sede del IMS

El periodista Luis Nassif, que tiene un vasto acervo sobre la vida de Walther, cuenta que uno de los sueños del banquero era dejar como legado centros de estudios de Derecho y de difusión de artes. “Jamás la economía. No le gustaban los economistas “, dice Nassif.

Comenzó a concretar el deseo efectivamente en 1992, a los 70 años, cuando abandonó la presidencia del Consejo de Administración del Unibanco y anunció la creación del Instituto Moreira Salles. La primera unidad del IMS fue instalada en Poços de Caldas, en la casa donde Walther nació. Después, en 1996, el instituto pasó a contar con una unidad en São Paulo, en un caserón ubicado en el barrio de Higienópolis, en la región central de la ciudad. Ninguna de ellas, sin embargo, se compara a la actual sede, que se encuentra en el barrio de Gávea, en Río de Janeiro. La inauguración de la unidad, en 1999, coincide con la ganancia de proyección del IMS. El caserón fue una obra del arquitecto Olavo Redig de Campos y el paisajismo fue hecho por Burle Marx.

Fernando es fruto del primer matrimonio, con Hélène Marie Blanche Tourtois, hija de un alto ejecutivo de Coty, creador del famoso Chanel no. 5. El IMS y las salas de cine del Espacio Unibanco, hoy Espacio Itaú de Cine, fueron la principal actividad de ” Walther hasta 2001, año de su muerte. “Walther pasó a los cuatro hijos la idea de la necesidad de constituir un legado. Esto está muy en el metabolismo de ellos hoy y sucede naturalmente. Pero la misión del padre es una cuestión que siempre pesó y aún pesa “, cuenta Flavio Pinheiro, del IMS.

Amigos cercanos a la familia contaron que el patriarca nunca impuso ninguna voluntad a los hijos con respecto a las elecciones profesionales. Sólo era severo con la educación, el conocimiento y el comportamiento. Su admiración por el arte, sin embargo, influenció directamente a todos ellos, principalmente Waltinho y Juan, ambos muy ligados al cine. Waltinho era cinéfilo desde chico – cuando vivió en Francia, de 10 a 12 años, fue advertido por los profesores de una escuela conservadora por ver películas inapropiadas, como los de Godard. “Él tiene un gusto apurado y moderno, siendo un cinéfilo como yo”, dice el cineasta Cacá Diegues. Juan llegó a formarse en economía por la PUC, pero se convirtió en un documentalista casi por casualidad. Por el cine y por la doble inseparable del vestuario jeans y camiseta, Waltinho y Juan fundaron a finales de los años 80 a VideoFilmes. En la productora despuntaron nombres como Karim Aïnouz, Daniela Thomas y Eduardo Coutinho. Ya han producido más de 30 películas y documentales. En la obra de Juan constan documentales importantísimos que retratan a la sociedad brasileña, comoNoticias de una guerra personal(1999), en la policía relacionados con el tráfico de drogas en Río de Janeiro, y Entreatos (2004), que cubría la victoriosa campaña del ex presidente Lula en 2002. Waltinho, para nombrar unos pocos de sus éxitos, condujeron de Brasil central (1998), que funcionó por Oscar, de línea de pase(2008), en la carretera (2012) y los Diarios de motocicleta(2004).

El cineasta Andrucha Waddington, que dice ser hijo de VideoFilmes, compara los dos tipos de humor entre los cineastas. “Juan es más ácido, Walter es más divertido, los dos tienen un humor muy delicioso. Y son botafoguenses enfermos. Juan a veces se queda de espaldas al campo de tan nervioso ”

La gran calidad de la familia es ser muy discreta y generosa. “Ellos devuelven toda esa cultura a la que tuvieron acceso”, comenta Waddington.  Si la elite brasileña contara con gente tan bien informada y educada …”

Fernando y Pedro actúan de maneras distintas en el área cultural. El primero es socio de la editorial Compañía de las Letras. Pedro es presidente del Consejo de Administración del Itaú Unibanco, fusión realizada en 2008 que creó el mayor banco de América Latina. Todos, sin embargo, tienen un fuerte vínculo con el arte. “Fernando y Pedro apoyan, Juan y Waltinho efectivamente lo hacen”, dice una amiga cercana. Fernando, el más viejo, de 67 años, le gusta la literatura y escribir poesías. Está casado con la renombrada diseñadora de muebles Claudia Moreira Salles. Pedro, de 54 años, es visto como el más pragmático de los cuatro. Además de codearse con arquitectura y con la postura elegante de embajador heredada del padre, le gusta el arte y posee su propia (y amplia) colección. Tiene amigos banqueros con el mismo interés, como José Olympio Pereira, del Credit Suisse.

 

Walther Moreira Salles a los 15 años (en el fondo), junto con los hermanos; El patriarca al lado de Elisa Margarida Gonçalves, su segunda esposa, y de los hijos Pedro, Juan y Walter Jr .; Walther y Lucia Curla, su última compañera; Cuadros de Bellini, Renoir y Picasso donados por la familia al Museo de Arte de São Paulo.

 

Fuente: GQ,, New York Times, IMS
Compartí en las redes