Pachi Firpo en clave deconstructiva esteña: Chacra “Los Primos”

20/02/2018 | Actualidad

El Arquitecto Pachi Firpo es reconocido en ambas orillas del Plata por numerosas obras de gran escala. Incluso para las residenciales evoca sus antecedentes en edificios de gran porte como teatros o cines, casas en Manantiales o su propia residencia en Portezuelo llamada “Monte Indio” descripta en esta nota  reciente, donde despliega todo su talento y pasiones artísticas en un entorno paisajístico privilegiado.

Es precisamente junto a ella, en el fraccionamiento de “La Carolina” , en un predio de 89 hectáreas y 420 metros lineales sobre el mar (leyó bien: no sobra un cero) que Firpo  proyectó este complejo de edificios para un empresario francés, hace 10 años. El lugar, que cuenta con 1260 m2 de superficie construída, ha visto a sus dueños recalar allí solo 3 veces, es esporádicamente alquilado, y mantenido con personal que vela por su estado impecable en forma permanente.

Sólo a 24 km de la llegada a la península, y a muy pocos del Aeropuerto de Laguna del Sauce se encuentra el acceso por la Ruta Interbalnearia de esta chacra marítima que fue proyectada insertándola en forma articulada e independiente en pabellones orientados hacia el mar.
Al flanquear el acceso de perfil absolutamente bajo desde la ruta, y transitar unos 1000 metros se llega a un punto donde definitivamente hay una clara intención de marcar el sitio en forma racional: un círculo delimitado por estructuras bajas entre monte de pinos orientan el recorrido hacia un área despejada de estacionamientos. Delante, emergen dos estructuras verticales altísimas, tipo pórtico inspirado en Barragán flanqueados por grandes macetones con flores blancas. Detrás muros que contrastan con la vegetación costera, bifurcan el camino. La opción hacia el este lleva hacia la casa principal, pero es en cada giro que las visuales sorprenden calculadamente efectistas, con perspectivas acompañadas de un paisajismo planificado con premeditación y alevosía.

El punto singular es un enorme anfiteatro  circular conformado por desniveles en el terreno y acompañados por 3 esculturas en altura, más otras de menor escala, rodeados de vegetación cerrada y un cielo infinito, es el telón de fondo de la galería bajo la pérgola que precede al living principal. Para los interesados en diseño de jardines, el lugar es sin dudas una cantera inagotable de detalles de pura creatividad.

El espacio central de living y comedor se orientan hacia la playa, mediante grandes ventanales hacia decks y galerías exteriores.  Se divisa desde todos los espacios la gran extensión de arena de una playa casi exclusiva de la propiedad y el clásico verde del campo del lugar. También se ubica en este gran bloque una master suite, con 2 baños, una cocina con comedor diario, y dependencias de servicio.

A cada lado, por galerías y pasarelas iluminadas y con aroma a jazmines, los anexos de suites para invitados; uno con 4 suites completas de dimensiones generosas y otro con 2. Más allá otro pabellón contiene un espacio de spa completo con gimnasio, sauna seco y húmedo, vestuarios y pileta interior

Sobre el mar, se emplaza la piscina de natacin climatizada de 22 metros de largo, y un jacuzzi conectados a una barbacoa y un deck desde donde se domina toda la costa hasta Punta Ballena, o incluso la Isla de Lobos hacia un lado y los cerros hacia el otro.

Las sorpresas continúan con el bonus de una cancha de tenis y 4 boxes de caballos con vestuarios, depósitos y sala de monturas.


El lugar es ideal para un hotel boutique costero: en total, más de 7 volúmenes de vivienda y servicios, buenas terminaciones, dimensiones amplias, lujo rústico-chic, y versatilidad de usos. Entre las prestaciones, la casa tiene sistema de calefacción y eléctrico inteligente, agua caliente central, sistema de riego, huerta orgánica, casa para caseros, lavadero, generador de energía eléctrica y todo lo que implica una propiedad de alta gama.

Todo listo para llegar con el  bolso y tirarse a la piscina o leer en el deck a la sombra de la pérgola perfumada, escuchando el sonido del mar y los pájaros.  Antes de preguntar la clave del wifi en estos lugares conviene “olvidarse” el teléfono y probar conectarse con lo mejor que puede ofrecer un lugar excepcional si los hay.

 

Gracias Magdalena Giuria Juan Cosas Viejas por recibirnos!
Compartí en las redes