Escuchar el canto de pájaros, disfrutar una vista infinita de verde desde las ventanas, visitar un monumento histórico nacional cercano, apreciar la extensa huerta desde donde se cosecha las verduras para el almuerzo, o deleitarse con delicias ofrecidas por un chef...