Loading...

Para los fanáticos de la marca, la Navidad es la última semana de julio. Es la época del lanzamiento del catálogo anual, que este año comenzará a distribuirse el 31 de julio y estará disponible en tiendas a partir del 2 y online a partir del 7 de agosto, incluída su propia app.

Se dice que luego de la Biblia, el Coran y Harry Potter, es el libro con mayor distribución del mundo: 198 millones de ejemplares en 27 idiomas y 38 países.

El catálogo de Ikea  es, desde hace 67 años, (de los 74 de vida de la empresa) un manifiesto de 324 páginas de inspiración y visión,  que ofrece “lo mejor para la vida diaria de millones de personas”. Es también  un trabajo titanico que insume el 70% de su presupuesto de marketing global. En épocas de apps tecnológicas sigue siendo el papel el preferido de su clientela, y de hecho muchos de ellos realmente lo leen, razón por la cual incluso va extendiéndose e incorporando desde entrevistas a una niña de 10 años que diseñó un rinoceronte de plush luego de un concurso de dibujo o a una emprendedora que equipó su oficina con muebles de la firma.

Es la oportunidad de divulgar novedades y mostrarlas con un tema transversal: esta vez  será “Make room for life” (Hacer espacio para la vida) y pone el foco en soluciones flexibles que permitan disfrutar los ambientes. Los muebles de Ikea son una solución entre recién casados, solteros recién independizados, estudiantes, y diseñadores y eso se refleja en sus páginas.

En el catálogo, cuyo proceso de desarrollo a veces lleva hasta 18 meses,  intervienen diseñadores, cientos de fotógrafos, directores de arte, redactores, profesionales de ventas, marketing, estilistas, correctores, carpinteros, programadores, y hasta etnógrafos que establecen las particularidades de la vida doméstica en distintas culturas y pautan contenido y estilismos de cada edición local.

1400 piezas con sus correspondientes textos que son iguales alrededor del mundo, aunque sin embargo se editan las fotos según los contextos culturales de más de 72 regiones específicas. Si las cocinas en China son más pequeñas que USA se cortarán sectores y reposicionaran elementos en post producción para reflejar esas realidades espaciales para que el público se sienta familiarizado con el concepto.

 

Otras ediciones contemplan normas sociales únicas de ciertos mercados: en Israel a principios de año hay una edición especial de 67 páginas que reciben únicamente hombres ultra ortodoxos de la comunidad judía con candelabros para Shabbat o bibliotecas para el Talmud y la Biblia según ha reportado el Jerusalem Post. Han sido criticados también (y luego se han disculpado) por borrar mujeres o niños en ediciones para Arabia. En Rusia no han podido esquivar las leyes contra la propaganda homosexual y han debido eliminar una entrevista a una pareja gay.

Eso lleva a reflexiones como ¿Es válida una decisión estratégica comercial que intenta adaptarse a especificidades locales aún yendo en contra de sus valores? ¿Si no puedo cambiarlo me integro con sus códigos para lograr comunicar mi producto?.

El catálogo  fija precios en distintos mercados dependiendo de factores como costos de productos, transportes, impuestos o tasas de cambio de monedas. Usualmente se da que para un mismo producto Polonia es uno de los países más económicos y Australia pro ejemplo, uno de los más caros.

Aun trabajando para una paridad económica en los productos se sabe que el salario medio en Indonesia es mucho menor que en Alemania lo cual lleva al desafío justamente de cómo hacer accesible un mueble de Ikea a aquellos para quienes está fuera de rango.

Antes de abrir su primera tienda física, en 1948 su fundador Ingvar Kamprad enviaba cartas a potenciales clientes anunciando promociones desde lapiceras, medias de nylon o muebles producidos localmente.  Hoy  en día Ikea invierte millones en su catálogo anual, trabaja con cinco proveedores de papel y 31 imprentas alrededor del mundo, enfrentando decisiones como qué papel se percibe como de mayor calidad ¿el brillante o el mate? y según el caso o la zona, varían las percepciones.

Ikea no cotiza en bolsa por decisión de su fundador de no depender de fondos de inversión y consolidar un futuro a largo plazo: es manejada por una fundación y sus ganancias se usan estrictamente para reinversión o beneficencia.

Podrá ser fan o no de sus muebles e incluso cuestionarse su calidad comparativa con otras marcas, pero algo elogiable sin dudas, es su poder global de reinventar el comercio de muebles de diseño a bajo costo haciéndolo más accesible a niveles sociales donde antes no había opciones, posicionar la idea democrática y estilosa del mueble sueco, o realizar acciones acordes a sus tiempos como el proyecto Shelters for Refugees en cooperación con la ACNUR para producir cabañas con energía solar que permiten remplazar las tiendas de tela que la ONU ha desplegado en muchas partes del mundo.  Las cabañas vienen empaquetas en cajas planas y pueden montarse en cuatro horas.​

Si visitan Älmhult  el pueblo natal de su fundador podrán conocer el Museo Ikea donde pueden verse sus atracciones principales como el Ikea Living Lab donde se reflexiona sobre hábitats del futuro.

Algunos números y datos relevantes segun la memoria anual de Ikea:

_ 389 tiendas en todo el mundo

_ 1.385 millones de euros de Facturación anual (2016)

_ 110 millones / Visitas al catálogo y apps de la tienda.

_ 915 millones / Visitas a las tiendas

_ 2100 millones de visitas a IKEA.com

_ El 48% de los cargos directivos los ocupan mujeres

_ El surtido IKEA cuenta con 9500 productos, cada año unos 2.500 nuevos.

_ La Fundación Stichting INGKA, en los Países Bajos, es la propietaria, y sus fondos se destinan exclusivamente a dos cosas: se reinvierten en el Grupo IKEA o se donan a instituciones benéficas a través de la Fundación Stichting IKEA.

_ El Grupo IKEA gestiona las tiendas IKEA bajo contratos de franquicia

_ Indice de satisfacción de clientes: 76%

_ El nombre IKEA combina las iniciales del fundador de IKEA,  (IK), con la primera letra de la granja y el pueblo donde se crio: Elmtaryd y Agunnaryd (EA).

_ Ingvar Kamprad tenía 17 años cuando registró el nombre IKEA

 

Share This

Related Posts

Leave a Comment