Loading...

En otra edición dedicada a Londres, ahora recorremos los espacios, cafés y restaurantes escondidos en Museos o Instituciones de acceso público. La mezcla de contenido cultural, envolventes arquitectónicas usualmente impactantes y áreas de gastronomía e intercambio social son el combo ideal para el disfrute de las ciudades.

Nuestra selección, con links en cada título:

Victoria and Albert Museum

Es el museo dedicado a las Artes decorativas por excelencia. Su arquitectura clásica posee desde hace pocos meses una intervención del Estudio Amanda Leveté Architects en su acceso y salas de exhibiciones temporarias. Su café con techos abovedados y mosaicos es el lugar para el break ideal en estas circunstancias.

Garden Museum

Si! Como no podía ser de otra manera hay un museo dedicado a la jardinería en Londres y  es encantadoramente exquisito. Nos cautiva el oasis de calma rodeada de jardines, una capilla reconvertida con arquitectura contemporánea y una ampliación moderna que llevó 18 meses desde el año 2015, con restaurant incluído firmada por Christopher Bradley-Hole y Dan Pearson. Amamos las mezclas inteligentes de contemporáneo y clásico en un mismo edificio: una forma de aggiornarlos en estética renovadora al tiempo que actualizarlos en funciones.

Fue fundado en 1977 para rescatar del abandono e inminente demolición, la iglesia St Mary en Lambeth, lugar de entierro de John Tradescant, quien se dice es el primer jardinero y explorador botánico británico. Su panteón es el lugar central del patio Sackler Garden.

British Museum

Como el Met o el Louvre estos Museos siempre tienen espacios para descubrir y The Great Court Restaurant está en el punto central bajo la cúpula de Norman Foster pero en un nivel más elevado. Desde allí se domina todo el patio y se repone energías para el recorrido por delante.

Design Museum + Parábola restaurant

Parábola es el restaurante de Sir Terence Conran, (también propietario del museo) dentro del Museo del Diseño reformado recientemente por  John Pawson, y que vale la pena visitar por su arquitectura austera y su acento en temas de diseño que no falta en ningún cm2 de este lugar. El lugar, que data de 1960 era antigua sede de la Commonwealth y fue reformado para este fin, 85 millones de libras mediante.

Paul Hamlyn Hall Balconies Restaurant — Royal Opera House

Esta espectacular estructura de vidrio fue construída como mercado de flores del Covent Garden, hoy sede de la Royal Opera House. El Paul Hamlyn Hall  es el espacio central del restaurant que se despliega en naves superiores y balconea hacia el champagne bar. Para una noche elegante en la zona de espectáculos de la ciudad por excelencia.

Tate Modern

Tate Modern es el nombre por el que se conoce el Museo Nacional Británico de Arte Moderno.

Se encuentra alojado en la antigua central de energía de Bankside, originalmente diseñada por sir Giles Gilbert Scott . La central eléctrica fue cerrada en 1981 y el edificio fue reconvertido en museo por los arquitectos suizos Herzog & de Meuron, quienes tras resultar vencedores en un concurso internacional en el cual eran casi los únicos que mantenían la estructura del edificio existente, dieron al edificio su imagen actual.

La construcción de Tate Modern ha supuesto un impulso al desarrollo económico y cultural del área de Southwark en la que se sitúa a partir de la construcción del puente del Millenium que la une con la Catedral de St Paul. Ha sido considerado un ejemplo para futuros proyectos, como una forma de desarrollar zonas degradadas de la ciudad y convertirlas en nuevos focos dinámicos de crecimiento y de desarrollo económico.

La sala de las turbinas, un espacio de 155m de largo por 35 de altura donde antes se ubicaban los generadores de energía, The Tanks  , el café con vistas al Támesis para tomar algo bajando un cambio, o el más completo bookshop que pueda pedirse en su planta baja previo a la salida.

Cuando salga de la Tate, mire hacia el sur, detrás del volumen de ladrillo de la ampliación reciente están las torres tecno elegantes Neo Bankside de Richard Rogers. 

Y si cruza hacia el norte el Millenium Bridge de Norman Foster hacia St Paul está el más sorprendente centro de información turística que puede pedirse en medio de la envolvente clásica y calles empedradas, un volu men plegado revestido en aluminio para nutrirse de novedades y eventos en la ciudad. A los arquitectos, Make Architects  les dieron un presupuesto de 1,6 millones de libras y seguramente la pauta de “Queremos lo opuesto a la Catedral”.

Todos los ejemplos anteriores, además de excepcionales atracciones turísticas y culturales son en sí mismos, ejemplos contundentes de la riqueza que puede lograr una ciudad cuando se interviene y actualiza respetando criterios de identidad y valoración del patrimonio existente. Surge la arquitectura de vanguardia conviviendo perfectamente y con contrastes de alta calidad con envolventes o edificios preexistentes potenciándose mutuamente y ofreciendo sorpresas en cada minuto del recorrido. Una oficina central y controles profundos sobre el parque inmobiliario protegido, instancias de concursos con resultados heterogéneos, innovadores pero siempre respetuosos de su entorno inmediato, aún cuando lo contrastan en forma opuesta.