Loading...

La Rockefeller Guest House ubicada en  la calle 52 en Manhattan data del año 1950, y fue encargada a Philip Johnson por Blanche Rockefeller, mecenas y filántropa artística.

El proyecto cumplía la función de ser un centro social para artistas de la época, reunir amigos y desplegar su impresionante colección de arte, en las épocas en que el arte contemporáneo era considerado subversivo y comunista

La vivienda estaba inspirada en la obra de Mies Van der Rohe, y de hecho, fue de las primeras construcciones de uso residencial de estilo moderno en Manhattan,  y la primera de más de una planta firmada por Johnson. Fue donada por la familia Rockefeller al MoMA (institución de la que Blanche fue presidenta de 1972 a 1985) en 1955, y en el año 2000 registrada como patrimonio histórico.

Años después  Rockefeller mismo la alquiló para cortas estadías, siendo vendida recientemente por 11 millones de dólares.

Con un plano abierto en su planta de acceso para generar flujo de espacios y público eventualmente, cuenta con un patio delimitado por vanos vidriados de piso a techo. El patio posee losas intercaladas cruzando un estanque, lo que le da una definición nueva a la atención al detalle.  La economía de materiales en cuanto a variedad (cristal, ladrillo y acero) redunda en una elegancia simple y rotunda que trasciende la envolvente y continúa en equipamiento de sillas Barcelona en su interior. Tenía además una estricta división funcional: Planta baja social y planta alta íntima de la cual casi no hay registros fotográficos.

Ada Louise Huxtable, para entonces crítica de arquitectura del new York Times la describió como “sofisticada y poco convencional”

Aún así o gracias a ello  fue considerada siempre un objeto de culto y referencia de los albores del estilo moderno en Nueva York