Loading...

Montevideo ve surgir día a día proyectos de revitalización comercial, social y urbana que dinamizan el mercado y posicionan industrias para el consumo local y turístico en formas creativas y estimulantes.

No es una ciudad que se haya caracterizado por renovaciones vertiginosas en las últimas décadas, más bien ha contado con intervenciones puntuales de mayor escala como shopping centers o malls de variada escala, que conforman  superficies cerradas sin conexión o generación de circuitos de calidad a nivel de paseos urbanos.

En los últimos 5 años, acompañados por una economía relativamente estable, una masa crítica de egresados de escuelas de diseño o gastronomía y una cultura de startups o proyectos apoyados por un ecosistema de fomento de inversiones, asistimos a una efervescencia de inauguraciones con frecuencia que desafía a los más indiferentes.

En este contexto es que surge Sinergia como pionero en varias áreas relacionadas a la economía colaborativa, a compartir espacio, conocimientos y recursos:  Fue uno de los primeros en instalación de espacios de Cowork en gran escala, está incursionando en Co Living, y posiciona locales en diversas áreas especializadas como Sinergia Tech, Fin (servicios financieros) y en este caso, Sinergia Design.

Algunos de ellos además llevan estimulación a zonas urbanas más estancadas y acompañan conceptos de ciudad sustentable e inteligente.

Inaugurado hace pocas semanas, es producto de un reciclaje de las ex  “Vidrierías Unidas”, un espacio de 7.000m2 que impacta por su escala, la calidad de su intervención conservando trazas de la actividad previa (como un enorme puente grúa aún activo, una fachada art déco, o pisos de baldosas calcáreas en algunos sectores) y por el logro no menor de haber convocado con una curaduría acertada, gente joven del área de diseño en diversas áreas alineados con un concepto innovador en la ciudad. Así, la planta baja está ocupada por un Paseo de Compras con locales de diseñadores de moda, muebles, o gastronómicos, algunos emergentes, otros con mayor experiencia comercial, y la planta alta por el Cowork, cuyas oficinas se vuelcan visualmente a ese gran centro neurálgico de actividades.

Foto: Fito ShawFoto: Fito ShawFoto: Fito Shaw

La gestión, además de apoyo con programas de incubadoras de proyectos o tiendas pop ups para espacios transitorios, testeos, etc, incluye espectáculos, actividades culturales, talleres, catas de vino o ferias de segunda mano que inundan el lugar de gente ávida por este tipo de espacios con identidad local pero escala y estética muy internacional. El lugar podría estar en Brooklyn o Berlin, pero es en pleno barrio Cordón en Montevideo.

Desde el exterior uno jamás adivinaría lo que esconde el corazón de manzana, perforado por una nave con iluminación natural, alturas infinitas,  locales con doble altura y envolventes que hablan de un pasado poblado de actividad. Adentro, la selección de tiendas completa la grilla siguiente: T_i_e_n_d_a (PasticheMutmaMargo BaridónSantomarMr.Boho y Hómini), Majo ReyRotunda, CanCan by CsileitesCarlotaCentral Lanera del UruguayEstudio NULLBlack and LibertyBralette y RenataEdward Barreto.  En Gastronomía: Café NómadeMVD Beer CompanyPez Globo SushiFuturo RefuerzosLa campeona empanadas y La despensa (alimentos naturales). En Decoración:LBR – Vinyl storeT_i_e_n_d_a (Amorismo MadridObjeto Único Distinto y Estudio Diario), Menini NicolaSamagoEstudio ClaroPistacho Deco IntervencionesMOD

Foto: Fito ShawFoto: Fito Shaw

Conversando con varios de los arrendatarios unos días después de la inauguración, es generalizada la expectactiva que genera esta apertura, no sólo en la comunidad sino entre los emprendedores, ya que para muchos, no solo es una nueva experiencia comercial sino que es algo nuevo en la ciudad conceptualmente. Confían en la sinergia justamente que genere las acciones en conjunto entre los arrendatarios y unificadora o movilizadora de la gestión global para potenciar el espacio en otro nivel de posicionamiento entre el público.

La ciudad sin dudas ganó otra opción de entretenimiento y tiempo libre, otro espacio de valor e identidad para ofrecer al turismo y un edificio que recupera sus días de esplendor con otra vida y ocupante.

Fotos + 3: Fito Shaw
…………………………………………………………………………………

En el patio central, mesas con tablones de obra reciclados en medio de cajones de huerta orgánica, sirven de apoyo para una charla mano a mano con los Arquitectos Raúl Leymonie y Pedro Berger, del Estudio Ramm, autores del proyecto, y Ariel Kaplan, miembro del directorio de Sinergia.

_ ¿Cómo trabaja Ramm y cómo es la aproximación  al cliente y a la obra?

Ramm es un estudio de paisajismo y arquitectura radicado en Maldonado. Raúl y yo (Pedro) nos recibimos en el 2005 y 2011, vivimos en el exterior, somos docentes de paisajismo en el CURE de Maldonado, y complementamos con un área de ingeniería que brinda las soluciones estructurales para proyectos como éste.

Comenzamos haciéndole honor al concepto de cowork porque uno estaba instalado con mucho trabajo, le ofreció compartir el lugar y algunos trabajos al otro, y comenzamos con algunos proyectos para el Conrad como el parador OVO.

Cuando nos propusieron este desafío, inicialmente la primera intuición del cliente era demolerlo y hacer algo nuevo. Vinimos a verlo en mayo del año pasado. Hay fotos cerca del acceso descriptivas de las condiciones en que se encontraba el edificio, que nos fue transmitiendo sus valores y apostamos a mantener esa identidad que aporta mucho a la imagen final y a la inserción en una comunidad. Fue y sigue siendo un proyecto muy “vivo” en el sentido de exigir capacidad de maniobra para adaptarse a cambios o ir descubriendo capas, materiales, texturas o detalles que aportaba mantener desnudos, sin modificar. El día de la inauguración la gente estaba maravillada, hasta el Arq Mariano Arana tuvo comentarios muy favorables y los socios y arrendatarios están muy contentos con el resultado, así que para nosotros también es una satisfacción.

La vinculación con Sinergia fue trabajando con uno de los socios haciendo un proyecto residencial colectivo, les interesó nuestra propuesta y a partir de allí fluyeron las cosas.

_ ¿Cómo fue ese proceso cambiante y como definieron su rol profesional en forma acotada en un contexto de permanente cambio?

Eso se define día a día también. Interactuar con gente que también es creativa implicó también encontrar un rol  en un equipo de trabajo multidisciplinario. Trabajamos mano a mano con Pablo Bello  que gerenció la obra por administración de parte de Sinergia. Pablo tiene un know how muy sólido en temas de dirección, había actuado en otros locales de Sinergia y por eso  fue muy buen interlocutor entre el cliente y la obra.

Estudio Ramm

Se iban acotando áreas y generando proyectos y definiciones por sectores. Los honorarios que eran imposibles de  manejar por porcentaje se terminaron definiendo en valores fijos que sirvieron a todas las partes. Fue un proyecto muy demandante que requirió también adaptación y crecimiento a nivel interno. Uno de nosotros tenía experiencia previa trabajando en relación de dependencia en el Estudio Gomez Platero y allí pudo apreciar valores requeridos para gerenciar no solo las obras sino un estudio como empresa financieramente viable que de hecho aplicamos todos los días.

Durante la obra generábamos soluciones viendo la recepción entre los socios que son un equipo con la cabeza muy abierta, pero todos aportaban ideas y había que ordenar la información y criterios a mantener con respecto al edificio. Tuvimos que fijar determinados puntos inamovibles conceptuales  como el aprovechamiento del edificio existente, restaurar y reciclar materiales, instalar aberturas de doble altura y detalles que cruzaron el proceso respetándose en un flujo de permanente cambio. El edificio es un Museo abierto, y establecimos qué queríamos con respecto al continente para alojar de mejor forma ese contenido y actividades que también tenía exigencias.  Cuando aparecía algo nuevo o estructuras necesarias que debian agregarse, el criterio era hacerlo por contraste y no tratar de mimetizarlo. Teníamos claro que era un proceso abierto trabajado con estrategias claras que se instrumentaban transversalmente.

El edificio tiene memoria, gente que lo visita comenta anécdotas de haber trabajado o visitado previamente, y el contar con tanto vidrio es un homenaje a ese pasado. El espacio central se llama la Cancha porque lo parece, pero también es como se le llamaba cuando era vidrieria. Son proyectos que unen el pasado con el futuro en cuanto a tecnologías, usos y conceptos.

_¿Cómo fueron incorporando esos detalles contemporáneos a un edificio complejo para darle unidad?

Las primeras acciones fueron de saneamiento: todo lo que no fuera contemporáneo a la construcción original se eliminó. La parte de estructura de nuestro estudio hizo el diagnóstico de patologías ocultas  y se resolvieron los temas primordiales especialmente vinculados a la cubierta superior. Mecánicamente el edificio no tenia problemas con lo que hasta económicamente convenia mantenerlo. El óxido, las capas de pintura son beneficios estéticos que solo te da el paso del tiempo. El Edificio tiene una mirada artística sobre algunas terminaciones que hacen a esa estética industrial. No siempre había quorums para las propuestas y aprendimos a saber quiénes eran más receptores a determinadas intervenciones para negociarlas. El número de proyectos que hicimos parciales y generales no está escrito, a veces se generaban cambios durante semanas y al final, volvíamos al inicio.

Desde el color de la cubierta blanca que queríamos que contrastara con los muros de hormigón pero no convencía a la mayoría, a los volúmenes salientes de acero oxidado fueron debatidos y pensados. ¿Tenía sentido en un espacio de 7.000m2 incluir volúmenes volados? No. Pero quedan fantásticos y son un punto muy fuerte de las visuales del espacio central.  Eso fue exactamente el espíritu del lugar: “¿Tenés toda esa área y encima quieren avanzar al vacío con un presupuesto que no hay previsto? …Bueno, pensémoslo y hagámoslo” Y hoy es una realidad.

En ese sentido el edificio es muy buen reflejo de lo que hay detrás y se vive todos los días.

Los marcos de las puertas altos con ribetes de madera fina, la señalización dorada o los criterios de carpintería de hierro en el cowork, fueron también detalles pensados integralmente con mil versiones intermedias, a veces de ensayo y error.

Defendimos ciertas intervenciones como el toque de muros dorados en la fachada de Colonia y acceso como guiño a la Fundación Prada de Milan. Con la prudencia que requiere el ser conscientes que cuando se actúa sobre un revoque irregular en vez de sobre una pared perfecta el dorado tiende a percibirse como ocre pero con determinada luz cobra identidad propia metalizada.

_¿Cómo ha sido el inicio y la entrega de la obra?

Fue muy intenso porque  la última etapa al personal de la obra se le suma obviamente los internos de cada local para instalarse, si bien lo hicieron ordenada y rápidamente, todos con un mismo objetivo y empujando para el mismo lado. La obra en general tiene etapas y aún queda trabajo por hacer, pero lo principal ya está operativo.

El edificio tiene 3 sectores.El Paseo de Compras y el Cowork que son los entregados se dividen incluso por una junta de dilatación con el tercero. Hacia Colonia las áreas estarán más dedicadas a eventos, actividades itinerantes o estacionamientos.

Foto: Flavio Giusti para SinergiaFoto: Flavio Giusti para Sinergia

_ ¿Este tipo de obras son proyectos especiales por la singularidad conceptual que implican es correcto? No es un programa habitual aquí hasta hace poco…

Esto responde en forma afinada al concepto colaborativo y de esa forma todos se sienten parte del convocar y del hacer. Cada uno desde sus campañas, sus acciones, sus redes están alineados con la propuesta y espacialmente se procuró acompañar el concepto.

Tenemos grabado el primer día que nos mostraron el lugar en ruinas: hay fotos de esa etapa cerca del acceso y este tipo de edificios tienen un potencial infinito de posibilidades, o detalles que surgen sobre la marcha que se fueron respetando  y resolviendo. Fue un proceso muy particular también en la medida que no contó con un proyecto ejecutivo previo cerrado sino que todos los días se iba modificando. Eso implicaba riesgos altos financieros para el cliente y operativos y de gestión profesional para nosotros, pero lo sorteamos con éxito. Lo vinimos a ver, y se nos dijo “Muchachos la semana que viene entran los operarios a picar”.

A medida que se fue vendiendo también se fue recibiendo feedback de los potenciales ocupantes lo cual llenó de información el proyecto y se fue acompañando, desde quienes pedían abastecimiento de agua (al final se resolvió llevando una línea en una sola crujia donde se ubicó justamente a los que requerían esa facilidad) hasta el concepto que evolucionó de pensarse como gente en overol con mesas de serigrafía en un ambiente semiindustrial y en realidad viró a algo mucho más fashion, con menos polvo en el aire o paredes acústicas por asi decirlo… Se pasó de prever instalar una carpintería de aluminio  o madera a vender lencería de autor…  Hay rubros que generan más interferencia con los existentes o complicaciones locativas que lo que aportan de  diversificación por eso también mutó la curaduría en ese sentido: esas cosas se fueron revisando sobre la marcha.

foto: Martina Alonso                        Foto: Black & Liberty

_ No había muchos referentes cercanos de este tipo de programa. ¿Cuáles fueron las referencias sobre las cuales trabajaron además del propio edificio?

En Buenos Aires hay buenas recuperaciones edilicias con usos culturales como la Fundación Proa o la Usina del Arte pero regionalmente la intersección de diseño, paseo de compras y cowork es bien disruptiva y por ello también lo es la forma de abordarlo. Conocimos hace un tiempo el predio de Matadero Madrid que sí es un espacio de cowork con actividades muy creativas como generar una revista con contenidos relacionados al lugar y que una vez por mes se monte un evento que replica la propia revista pero en vivo con espectáculos, charlas y actividades que le da otra dimensión al concepto de gestión cultural de un lugar. Eso es la muestra de resultados cuando detrás de los muros hay una gestión potente  para impulsarlos y acercarlos al público.

_ La pregunta para Ariel: ¿Qué es Sinergia? ¿Un negocio inmobiliario? ¿De incubadora y financiación de proyectos? ¿De cowork realmente? ¿Cuál es el foco financiero como proyecto?

No se amortiza con horas de cowork pero todo suma. Es un negocio inmobiliario, porque tenés una propiedad abandonada y convertirlo en lo que es hoy sin dudas genera réditos. La manera en que se viabiliza es el cowork mas los eventos, la incubadora, y otras muchas actividades que se  impulsan en este espacio.

Si bien la ejecución del proyecto fue cambiante el concepto no, y se partió de esa idea y un layout de rendimientos de puestos de trabajo y locales que se avalaron con un modelo de negocios.

_¿Los que funcionan en la incubadora se postulan o los seleccionan uds?

Se postulan a traves de Sinergia y se evalúan. Los locales del Paseo de Compras están seleccionados por una curaduría a cargo de Majo Rey. La condicionante es que sean de manufactura uruguaya y básicamente ninguno de los que está acá está en un shopping: es parte de lo que intentamos generar como diferencial. Si pueden venir empresas grandes o internacionales a organizar eventos o movidas que se organizan de forma creativa. De hecho hay un intento que el puente grúa  funcione en esas instancias en forma computarizada alineado con alguna empresa de Sinergia Tech, para transportar cosas de un lado a otro….

_ ¿Que implica estar incubado? ¿Participación de ganancias?

Hay opciones de comprar un porcentaje de la empresa pero no son excluyentes.

_ ¿Como esta la ocupación en el Paseo de Compras? 

Son unos 20 locales y hay 10 propuestas en lista de espera. Los avances de las obras y la inauguración en particular acercaron interesados que estaban indecisos y al verlo plasmado inclinó la balanza avanzando en negociaciones.   Igualmente hay una opción de instalarse provisoriamente por un mes para el que quiere probar y no se define, como testeo del lugar.

_ ¿Recibieron algún apoyo económico del Estado?.

No, no salimos a pedir nada, se hizo con fondos particulares.

_ ¿Las gestiones de cada local de Sinergia son independientes?

Si, cada uno se mueve con reglas, eventos y promociones distintos. Acá la parte de contenidos la maneja Majo (Rey) y se apoya en la parte comercial de Rafa Valek y Martin Larre. Todos se apoyan en la parte de comunicación.  Hay 5 socios involucrados en el dia a dia y 12 socios mas capitalistas como socios silenciosos.

……………………………………………………………..

Sinergia Design, en Colonia 2235 esquina Acevedo Díaz.
Abre jueves, viernes y sábados de 13 a 21.30 y los domingos de 10 a 18 y hasta 20 hrs en verano.
La entrada del paseo de compras es por Colonia, la del Cowork (imágen superior) por Manuel Haedo.

……………………………………………………………..

Foto de header: Flavio Giusti para Sinergia Design/ Restantes indicadas con autor exceptuando las de G.Pallares