En el cierre de la Bolsa de Hong Kong de este lunes 26/02, Geely Automobile Holdings lideró, con ganancias del 7,32 %, después de conocerse que la empresa habría comprado una participación de US$9.000 millones de Daimler, propietario de Mercedes-Benz, para el desarrollo de tecnología para vehículos eléctricos. En el paquete de Daimler, además de Mercedes Benz figuran Smart y Maybach.

Geely Automobile es la primera marca independiente de coches en China, y continúa su proceso de expansión. Después de hacerse con Volvo y Lotus, su propietario, Li Shufu,  (54 años, 10a fortuna china según Forbes) ha comprado acciones en forma paulatina hasta completar casi un 9,96 % en el fabricante automovilístico Daimler, lo que convierte a Geely en accionista mayoritario del grupo alemán. Su CEO  ha manifestado, respetará el estatuto de la compañía y la estructura de gobierno de Daimler, sus valores y cultura.

Según la legislación alemana, cualquier participación mayor a un 3% debe publicarse y el año pasado habían rechazado una compra del 5% del gigante chino con el argumento que no se quería diluir a los actuales accionistas. Geely entonces respondió comprando acciones en el mercado para mostrar seriedad. De este modo, el inversor asiático ha superado al fondo de inversión de Kuwait –Kuwait Investment Authority–, que posee un 6,8% de la compañía, y a la alianza Renault.– Nissan con 3,1 %

Esta compra no esta exenta de polémica ya que si bien el gobierno alemán toma medidas o especula con que un aumento creciente de participaciones chinas en empresas alemanas lleve a una intervención en áreas políticas o económicas, lo cierto es que aun no pueden intervenir sino hasta una compra que complete un 25%. Por su lado Geely afirma que su plan es “acompañar a Daimler en el camino a convertirse en líder mundial del mercado de los autos eléctricos”.

Geely nació como una marca de refrigeradores en 1986 y se unió a Daewoo en 2005, cuando comenzó su producción de coches. En la actualidad es, por sus ventas, la 9na. marca en China y uno de los gigantes asiáticos con mayor proyección fuera del continente. Geely ya adquirió Volvo Cars de manos de Ford en 2010 y que posee también la London EV Company Limited, la empresa que controla el servicio y la producción de taxis en Londres.

Volvo Cars fue tasada en US$1.800 millones, si bien al  final la compra se cerró por US$ 1.500 millones. A finales de 2017 fue hecho público que Geely también había aumentado su participación en Volvo Trucks para ser su mayor accionista.

Otras adquisiciones de Geely  fue al grupo malayo DRB-Hicom por el 49,9 % de la compañía automotriz Proton, una transacción que le permitió controlar también el 100 % del fabricante británico de coches deportivos Lotus, a través de la participación que tiene la compañía de  malasia. Proton cuenta con dos fábricas en Malasia y una capacidad de fabricación de 350.000 vehículos al año.

Pero Daimler no es el único caso en la dinámica de transacciones en una industria que concentra el avance de tecnologías y know how. Los vínculos con fabricantes de autos establecidos son fundamentales para los fabricantes chinos que hasta ahora han mostrado una gran dificultad para poder alcanzar a sus rivales foráneos en términos de calidad y seguridad.

Condicionantes externas del gobierno chino: 

_ La experiencia previa con Volvo es una prueba exitosa del rumbo que el gobierno de Xi Jinping quiere ver siguiendo al resto de la industria automotriz China, a quienes presiona para expandirse fuera de fronteras. Geely compró  Volvo en 2009 por 1.500 millones de dólares, proporcionándole vastos recursos para renovar totalmente su línea de vehículos, mientras que adquieren de la marca sueca  expertise en diseño, producción y seguridad que han acumulado durante los últimos 90 años y que Geely necesitaba desesperadamente.

_ Por otro lado, este movimiento tiene su razón de ser en el cambio de paradigmas que está experimentando la industria automotriz a nivel global. Estas alianzas ocurren cuando el gobierno chino ha anunciado que 20% de los autos vendidos en 2025 deberían ser eléctricos o híbridos recargables, un objetivo que ha estimulado nuevas inversiones de empresas extranjeras en ese país y que está acelerando la carrera por dominar unos de los mercados más codiciados de los próximos años. China está desterrando los motores de combustión y precisa de aliados que, como Daimler, estén desarrollando vehículos eléctricos y con tecnología autónoma y que puedan responder al desafío de los jugadores estadounidenses Tesla, Google y Uber, que están trabajando en sus propios servicios de movilidad sin conductor. El acceso a esa tecnología alemana lo hace competitivo con los americanos.

Por su lado por ejemplo BMW anunció un acuerdo con la compañía china Great Wall Motor para fabricar autos eléctricos Mini en China, con el objetivo de venderlos en el mercado local, lo cual confirma la instalación de dos tendencias: la de los vehículos eléctricos democratizados  en un futuro cercano, y su posicionamiento en un mercado chino que ve acelerar su economía y posibilidades de consumo a sus habitantes.

_ El mercado chino también genera ventas y potencia la marca.  Según Bloomberg Mercedes Benz fue la primera marca de automóviles de lujo del mundo por tercer mes consecutivo en setiembre, superando a otras marcas premium, impulsado por la demanda de vehículos en ese país.

Condicionantes internas de Visión de marca:

_ Los chinos sólidamente están preparando salidas exitosas a su modelo económico basado en mano de obra para superar competidores generando también alianzas que aporten know how frente a nuevas tecnologías y tendencias globales. Por ejemplo, además de los antecedentes con Volvo, una de las compras estratégicas de Geely  en noviembre de 2017 fue la empresa Terrafugia, fundada en 2006 por 5 ganadores de premios y graduados del  Massachusetts Institute of Technology. Desde su inicio trabajaron en nuevas formas de movilidad y prototipos para autos voladores  con aterrizaje y despegue vertical. Para la marca americana es un paso hacia mayor despliegue de recursos que hagan acelerar los procesos para la comercialización de sus prototipos, derivados de estudios y antecedentes en industria de aviación, helicópteros y automóviles.

Esa movida también demuestra que si se está suficientemente alineado con tendencias globales,  y se investiga en profundidad adquiriendo know how muy específico hay altas chances de ser absorbido por multinacionales en búsqueda de conocimiento de nicho para complementar estrategias.

Con Volvo de hecho ya están desarrollando un vehiculo híbrido denominado “Polestar” 1 que evolucionaría hacia el 2021 al “Polestar 2” totalmente eléctrico.

 

Performance; uncompromised and athletic. #Polestar #Polestar1

A post shared by Polestar (@polestarcars) on

El despliegue de transacciones y alianzas de Geely solo en el pasado año relacionándose con empresas de nuevas tecnologías y desarrollos, financieras o de energías renovables muestra claramente una intención de abordar en forma integral y por varios flancos una tendencia de la cual espera ser líder a mediano plazo.

Geely es inversor  en CRI  una empresa fundada en  2006 en Reykjavik, Islandia, líder en desarrollo de tecnologías para producción de  combustible de metanol renovable  a partir de energías limpias y opera la  primera planta de metanol reciclable.

………………………………………………………………………………………………

¿Otra innovación? El  auto LYNK & CO nacido en la era digital, dirigido a los millenials, cuya principal característica además de explorar alternativas de producción, venta y propiedad de los vehículos, es la conectividad. Colabora estrechamente con Ericsson, Microsoft y Alibaba para generar una nueva infraestructura para el usuario. El auto estará permanentemente conectado a su nube y podrá compartirse su acceso digitalmente independiente de la tradicional llave. Es decir, compartiendo una clave de acceso, puede permitir en forma remota que otro lo conduzca.  Su eslogan es “a car on your terms”.

Dado que los costos de las redes de distribución son de incidencia en el precio final, Lynk & co. se propone eliminarlo al mínimo instalando una plataforma online donde cada usuario personalice su vehículo, lo ordene y se le envíe a su hogar así como  los services serán puerta a puerta del conductor. Su diseño e ingeniería serán suecos y su producción, china. Esto resultará en un modelo de negocios mucho más eficiente y una reducción global de costos para el consumidor final.

………………………………………………………………………………………………

??Meanwhile @ our brand launch event in China #LynkCo

A post shared by Lynk & Co (@lynkco) on

01 ? #LynkCo

A post shared by Lynk & Co (@lynkco) on

 

Para el año 2020 esperan vender 2 millones de vehículos, tener 30 nuevos modelos en el mercado y desarrollar una red de 1700 distribuidores.

Luego de revisar la trayectoria y modus operandi de esta firma, que en forma sostenida y con visión estratégica a largo plazo va ganando terreno en pos de objetivos trazados, es que recordamos la frase de Napoleón Bonaparte:                                                                                                                                                    “Vísteme despacio que estoy apurado”.

 

Fuentes:  ZGH .com, Forbes, Efe motor, Dinero.com, Urgente 24, La Vanguardia. El Comercio
Tagged: cars, future , trends

Share This

Related Posts

COMMENTS 2

  • Walt marzo 6 2018

    Yo creía que la frase “Vísteme despacio que estoy apurado” era del Quijote: “Vísteme despacio, Sancho, que estoy apurado”

    1. Gabriela Pallares marzo 7 2018

      Si, la vimos asociada a ambos personajes históricos, efectivamente. Hay bibliotecas paralelas al respecto.

Leave a Comment


dillards mens