Cada 8 de marzo se celebra el Día internacional de la Mujer, fecha que cada año toma mayor relevancia por acciones y movimientos que surgen alrededor del mundo reivindicando paridad de derechos para ambos sexos, en todas las disciplinas.

Una forma de leer esa desigualdad en el mapa urbano de las ciudades es contabilizar la relación de nombres femeninos y masculinos en el nomenclátor. Surge allí como evidencia casi generalizada la abrumadora mayoría de los hombres. Desde épocas fundacionales haciendo honor a caudillos, libertadores o legisladores, pasando por doctores en leyes o medicina, pintores, agrimensores, ingenieros o militares la realidad es que las mujeres son grandes ausentes.

Invito a quienes están leyendo este artículo, donde sea que se encuentren (Exceptuando Puerto Madero, Buenos Aires)  a que se fijen en el nombre de las diez calles, plazas y edificios públicos más cercanos a ustedes y hagan un recuento del número que aparece con nombre de mujer. Podrán observar que son muchas menos de las que están nombradas en masculino.

En Montevideo, solo 100 de las más de 5.000 calles que existe llevan nombres de mujeres. Así lo estableció un proyecto de 12 profesionales uruguayos, que fue divulgado en el sitio atunombre.uy.

Entre ese centenar existen dos que fueron pilotos (Aris Emma Walder e Irma Camacho), una golfista (Fay Crocker), dos que representan a la comunidad indígena (Gualconda y Guyunusa), y tres a detenidas desaparecidas (la maestra María Elena Quinteros, María Abella Ramírez, Graciela de Gouveia de Michelena).

También existen nombres que recuerdan a esposas de ex presidentes y afrodescendientes. La calle Bernardina Fragoso homenajea a la mujer del primer mandatario de la República, Fructuoso Rivera.

Cada año, la Intendencia de Montevideo le da nombre a 20 calles nuevas, (segun un informe de El Pais) , desde la Comisión de Nomenclatura de Montevideo.

María Emilia Pérez Santarcieri, presidenta honoraria de esa comisión, atribuye esta brecha a que “los hombres tuvieron una actuación pública aplastante hasta ahora”. “Las mujeres empezaron a tener ese tipo de actuación hace relativamente poco”, consideró.

La asesora, quien trabaja en la comisión desde 1991, contó que desde que llegó a esa comisión impulsó los nombres de varias mujeres. “La Junta Departamental me encargó que yo hiciera esa recopilación y ahora hay muchos nombres más”, indicó. Por ejemplo, logró que las primeras uruguayas que recibieron un título universitario o habían sido fundadoras de algo fueran homenajeadas con nombres de calles.

El año pasado, las comisiones de Nomenclatura que asesoran a la Intendencia y a la Junta de Montevideo habían dejado en claro que no quieren más cambios de nombre de las calles de Montevideo, por lo tanto, la única vía posible para que las mujeres tengan cabida es ponerle nombre a las calles nuevas que, en mayor medida, se están creando en la periferia de Montevideo.

Para ello, cualquier persona o institución puede postular el nombre de una persona para una calle. El requisito es que debe haber muerto por lo menos hace 10 años.

“China Zorrilla podría ser un buen nombre para ponerle a una calle.

LAS PROFESIONES DE LAS ELEGIDAS

Aris Emma Walder, nacida en 1898 en Montevideo, fue la primera aviadora uruguaya. Realizó el curso en el Aero Club Argentino, diplomándose el 4 de enero de 1930. Por su parte, Irma Camacho, nacida en 1915 en Trinidad, Flores fue la primera mujer piloto aviador civil del país. Falleció, el 7 de setiembre de 1960, a los 45 años. Ambos nombres fueron determinados por la Intendencia de Montevideo el 1º de julio del 2004.

Fay Crocker es considerada la mejor golfista uruguaya de todos los tiempos. Si bien no es un deporte masivo en Uruguay, Crocker fue “un fenómeno popular de su época”, señala el sitio atunombre.uy. El motivo es que fue la primera mujer no estadounidense en ganar uno de los torneos más importantes de golf profesional: el Abierto de Estados Unidos de 1955. La calle está ubicada sobre el Club de Golf, en el barrio Punta Carretas.

La calle Gualconda representa a una india cautiva de los españoles, durante la conquista de la cuenca del Río de la Plata. Por otra parte, la calle Guyunusa representa a una mujer que fue llevada a París bajo la idea de que hombres de ciencia franceses tomaran conocimiento directo de sobrevivientes de una “nación” indígena, próxima a su extinción. Finalmente, fue engañada y exhibida en público en “inhumanas” condiciones. María Stagnero -(maestra vareliana),  Dolores Pereira de Rossell  (donante de Jardín Zoológico), Luisa Luisi (poeta y pedagoga).

Dado que solo se podría nombrar calles nuevas homenajeando mujeres el resultado coincidiría con algunas de las tendencias en varias ciudades como Madrid: Los hombres dominan el centro y las avenidas y las mujeres sobreviven en calles modestas de barrios poco céntricos.

Una excepción a esa regla la supone el barrio porteño de Puerto Madero cuyas calles son exclusivamente de nombres femeninos. Puede verse el detalle de relevancia de esas mujeres en esta nota.  Con 27 arterias que remiten a heroínas y revolucionarias que lucharon con valentía contra los prejuicios de su época -eran consideradas ciudadanas de segunda- y defendieron la libertad y la independencia, es el barrio porteño que concentra la mayor cantidad de nombres de mujeres notables en sus calles, como dispuso una ordenanza dictada en 1995.

En España, el caso de Bilbao tampoco es una excepción y de hecho, no puede presumir de paridad e igualdad. Ni por las calles nombradas hace siglos ni por las recién bautizadas.  Sólo 31 calles, apenas el 3,5% de las 880 vías totales de la capital vizcaína, llevan un nombre de mujer. Serían solamente una docena si se descontaran las calles dedicadas a santas y vírgenes como Santa Ana, Santa Lucía, Virgen de Begoña, entre otras.

En Madrid el reto para la representación femenina en las calles no es solo de número, también de perfil. Si nos limitamos a los nombres precedidos por el oficio de la persona, el motivo que ha llevado a la mayoría de mujeres a tener una calle en Madrid es su santidad o un vínculo religioso: “santa”, “virgen” o “nuestra” predominan en el callejero.

La velocidad con la que las mujeres podrían recuperar terreno es baja: rebautizar una calle es un proceso complejo y caro. No se hará excepto en casos de memoria histórica. Cualquier otro cambio sin justificar es inviable: “Podríamos quitar el nombre de las calles a la mitad de santas y ponerlo de científicas, pero generaría malestar y gasto para la ciudadanía”, dice Berta Cao, asesora en Igualdad del Ayuntamiento de Madrid. El equipo de la alcaldesa de Gobierno ha optado por centrarse en mejorar la paridad en nombres de equipamientos -centros culturales, educativos. En una ordenanza para nombrar cuatro centros culturales en el Retiro se pide a los vecinos que tengan en cuenta “la contribución de las mujeres, ya que están infrarrepresentadas en este Distrito”.

En Málaga, la iniciativa #Merezcounacalle logra que varios ayuntamientos de la zona se comprometan a acercarse a la igualdad en su nomenclátor.

Rosa Liarte Alcaine es profesora de Cambios Sociales e Igualdad de Género en el Instituto Cartima situado en Cártama, un pueblo de Málaga. La asignatura es una optativa “a la que muchos alumnos llegan para huir de estudiar un segundo idioma”, confiesa ella misma a Verne. Sus 30 alumnos de 13-14 años, de los cuales solo seis eran chicos, Una mañana del curso pasado descubrió que buena parte negaban la existencia de micromachismos. Intentó demostrarlo buscando cuántas calles de la localidad llevaban nombre de mujer. Eran tan pocas que dio lugar al proyecto #Merezcounacalle.

Con él ya están logrando que varios ayuntamientos de la zona se comprometan a acercarse a la igualdad en su callejero. La idea sirvió para que los estudiantes se dieran cuenta de que existe esa desigualdad cotidiana. Fueron ellos mismos quienes propusieron ampliar el informe a otros pueblos y ciudades de la provincia para presentar los resultados a sus alcaldes. Querían pedir un cambio. “Aluciné con los resultados tanto como ellos”, cuenta la profesora de 33 años.

No habían caído en la escasa presencia de mujeres en sus placas. De 220 vías analizadas en el pueblo, solo el 19% llevan nombre femenino. Para colmo, buena parte de esos nombres corresponden a vírgenes y santas “en vez de a mujeres reales”.

Liarte, habituada a emplear las tecnologías en sus clases, presentó la iniciativa #Merezcounacalle al concurso organizado por Google for Education. En él se busca a profesores innovadores de cualquier parte del mundo que desarrollen un proyecto capaz de generar un impacto social. El suyo resultó uno de los ganadores. La docente ha asistido a la sede de la multinacional en Estocolmo (Suecia), para formarse durante varias semanas en la Google Innovator Academy y desarrollar así su idea.

Gracias a la etiqueta #Merezcounacalle, muchos otros compañeros de profesión están contactando con ella para ofrecerse a realizar este estudio de igualdad en sus propias localidades. Con esta red de colaboradores espontáneos, “el contenido de la web podrá ampliarse mucho más de lo que soñaba”, comenta Liarte.

Las calles de Lima reflejan el mismo fenómeno  entre hombres y mujeres a través de una manera muy sutil: sus principales vías llevan nombres masculinos. De las más de 13 mil calles de Lima, el 28.7% llevan nombres de hombres y solo el 3.3% son de mujer.

En la capital del Perú, las calles y avenidas recuerdan a hombres que ejercieron poder o marcaron la historia. Del total de calles dedicados a mujeres, el 56.6% están referidas a santas o vírgenes. Cada elemento del patrimonio refleja el pensamiento social de una época. La mujer, por ejemplo en la Colonia, no tenía oportunidades en cuanto a la educación. Tener algún cargo público era algo impensable. En el pensamiento virreinal, la única manera en la que una mujer podía sobresalir socialmente era en base a su fe.

Para Diana Miloslavich, representante de la ONG Flora Tristán, las mujeres han iniciado un proceso de “apropiación de la ciudad” que debe ser acompañado con cargos públicos de representación.

“Todos los cambios que han habido a favor de las mujeres, lo han hecho las mujeres. No está en la agenda del género masculino el que haya más calles con nombre feminos”.

Fuentes: El Pais (uy) , El Pais (España) , 20 minutos.es,  rpp.pe, diario Cordoba, NuevoMadero.

Share This

Related Posts

Leave a Comment


dillards mens