Si hay un colectivo que honra la máxima artiguista de “nada podemos esperar sino de nosotros mismos” es el de los jóvenes vinculados al diseño de modas en Uruguay. Pueden uds. comprobarlo en el Latu, en la 10a edición de la Itaú Mo Week este mismo fin de semana.
Lo que en su momento fue un gran escollo para su fundadora Carina Martinez a quien dieron la espalda las marcas de plaza asentadas y consagradas que no creyeron en el ahora consolidado proyecto, obligó a que se volcara a diseñadores emergentes, lo cual mirado en perspectiva dio un plus de diferenciación con respecto a lo que se puede encontrar habitualmente en centros comerciales y elevó en el radar de percepción pública a muchos diseñadores jóvenes cuya plataforma fue ideal para ser reconocidos…y consumidos!
Lo primero que llama la atención es el crecimiento exponencial del área , cantidad y contenido de las marcas expositoras. Hay una clara estrategia comercial atrás de eso: revertir el área destinada a desfiles con respecto al área comercial: los showrooms se mudan del acceso y ocupan gran parte de todo el pabellón, al tiempo que la pasarela es mucho más organizada, intimista, con instalaciones de audio y video que rinden más, así como las visuales.
Ya ES una exposición con todas las letras, con antecedentes e historia, con un presente lleno de desafíos y un futuro que auguramos prometedor para aquellos que persistan en esta carrera de obstáculos.
Con una comunicación muy amplia, llena de contenidos y alternativas, merchandising y convocatoria de figuras trend setters, organización de actividades paralelas como charlas de moda, belleza, concursos, proyecciones de cine y mil actividades más, es auspicioso al menos llegar al lugar a la hora de haberse inaugurado, y ver salir gente cargada con bolsas de prendas adquiridas allí, con promociones bien atractivas para renovar “fondos de armario” como dice la autoridad en la materia Debbie Goldfarb.

Algo no menor, resaltable y elogiable: Muchas marcas presentes tienen detrás espíritus emprendedores que no sobrepasan los 30 años algunos han estudiado afuera, otros ganado premios acá y allá, muchos ya tienen sus propias empresas de venta al público, saben lo que es correr detrás de plazos, cumplir compromisos y lidiar con tributos, contadores, competidores y proveedores, se juegan todos los días la meta de generar diseños originales y salirse de renglones habituales, confeccionándolos acá. Otros, recurren a cooperativas de tejidos , todos generan y ocupan mano de obra calificada con realmente innovaciones interesantes en muchas de sus piezas.
En el tema presentación hay un despliegue interesante: la distribución ordenada y clara de los espacios sin demasiadas condicionantes estéticas o de estructura liberan a algunas soluciones con no tanto despliegue de recursos más que interesantes. Otro tema cuidado en varios casos es el packing (cajas impresas divinas, bolsas de papel, tarjetas, remeras, etc todo alineado con conceptos de identidad gráfica para nada improvisados…

 Los livings vip de Menini Nicola son la más acertada opción para este tipo de eventos

Nos encantaron las joyas de metal y…cintas de cassette con punteras metálicas de Cecilia Queirolo, una delicadeza con una pieza magistral: una pulsera en plata que es digna de exposición justamente. Adentro, el detalle de una personita cual parada en medio de un paisaje de Moebius..

Nuestros preferidos son algunos donde vemos puntos altos de innovación y venimos siguiendo con atención con nuestro radar:
_ Moncloa la firma de Matilde Pacheco, ya ganadora de varios premios que se merece con todas las letras .
La calidad y textura de esos tejidos con lana merino u otros, la combinación cromática, y hasta los puntos no son habituales para nada. Sólo mirarla  a Matilde usualmente vestida de pies a cabeza o combinada más que acertadamente con varias de sus prendas ya uno intuye que eso es material de autor y que “dice” cosas.
_ A Margo Baridon ya la hemos reseñado muchas veces. Nos encantan las estampas fotográficas originales, no solo para nuestro medio sino con una mirada más global, y sobre todo que no es tampoco habitual, un cuidado en confección y terminaciones que dicen mucho de su grifa y la diferencia de muchas otras. Hablan de transitar un camino de ejecución más cercano a la sastrería que a lugares comunes de estética hindú que  consumen el 90% de la gente under 20 de este país.
También creadora de la firma Fashionbox sus collares son una marca registrada que acompañan sensacionalmente desde un jean a un vestido de fiesta.
_ LA sorpresa del día: los zapatos de Erika Stieglitz: Nina Hauzer : Hemos caído víctimas de su estilo clásico pero con guiños pop, elegantes pero cancheros, perdurables pero que como el resto de sus creaciones hacen toda una declaración de estilo sin caer en modas pasajeras. Entre Mondrian y Rietveld, el color block se adueña de las piezas o se asoma sutilmente en un ribete, las hormas no son las de todos lados, los colores de los cueros tampoco. El packing no se queda atrás, así que ya levantamos el standard de expectativas para este tipo de prendas de aquí en más!
Sus productos no pueden negar su formación en diseño gráfico y sus resultados, los de una inquieta buscadora de detalles que hagan una diferencia.
Las statement shirts son su previa y ya clásica creación que podemos también encontrar en su espacio.
Hasta imprimen sus telas con sus propios diseños! 

 

También visitamos la tienda de  Jevistore tiene un cúmulo de objetos fetiche, desde productos Pantone, a la línea de tableware de Maurizio Cattelan que usualmente vemos en sitios como el MoMA, pues bien, voilà, aquí están…
Seguiremos el fin de semana con algunas otras visitas al predio a ver qué otras sorpresas nos depara.
Bienvenidos esos emprendimientos titánicos de gente que sueña con cambiar el mundo, un evento a la vez.
Felicitaciones al equipo que lo hace posible! 

Share This

Related Posts

Leave a Comment


dillards mens