Los taxistas de  Milan podrán no saber de estilos arquitectónicos, sobre la Fundación Prada, o la calle donde se encuentra,  pero desde hace un tiempo, seguro saben del “Edificio Dorado”.

Su autor, Rem Koolhaas explicó que la doradísima fachada, fue una decisión impulsiva de último momento al pensar terminaciones: “El dorado está muy subestimado para fachadas y sin embargo tiene una relación costo/efecto muy superior a otros como el mármol”. El proyecto en general es acerca de la reunión de distintos materiales y texturas, de intervenciones y yuxtaposiciones de estilos y épocas arquitectónicas, recorrido que da un carácter bien excepcional al resultado final
Ubicada en la zona sur de Milan, algo desplazada de los circuitos céntricos habituales, la Fundación Prada está inserta en una zona de bloques residenciales, galpones industriales o concesionarias de autos, no muy glamoroso, pero aquí la sorpresa justamente al descubrir este tipo de estructuras fantásticas asomando en el paisaje.
El lugar,  tuvo una vida pasada como destilería, con edificios de un siglo de antigûedad, pero ahora sólo se dispara la atención hacia el bloque dorado y el resto de los 19.000 m2 se va descubriendo de a poco.

Se agregaron dos nuevos edificios al conjunto, sin contar una torre alta aún en construcción, uno un cubo de una suerte de espuma de aluminio que se percibe como porosa y brilla como plata, el otro tiene una fachada reflectiva. Todos los edificios conviven, se solapan, interponen, cruzan por el aire, celebrándose entre sí y generando varios espacios exteriores de distintas dimensiones y terminaciones. Esa conformación recuerda muchos recorridos de ciudades italianas con sus calles y piazzas en cuanto a escala…

 

Cada espacio interior es distinto en escalas, terminaciones y conformación, lo cual da a la firma la oportunidad de exhibir todo tipo de colecciones de arte.

Y no podía faltar…el coffe shop by Wes Anderson con toda la paleta de colores para sentirse en un set de una película!

El lugar es definitivamente una suerte de despliegue de habilidades para recuperar espacios abandonados , con respeto a las tradiciones, trayéndolos al siglo XXI en formas creativas. Sirviéndose de materiales de vanguardia o terminaciones escasamente exploradas ( como la pintura dorada, grillas de acero  o un compuesto de aluminio texturado) el edifico es sin dudas un aporte significativo al escenario cultural de la ciudad…y a los formatos con que las marcas de moda difunden sus valores.

Share This

Related Posts

Leave a Comment


dillards mens