Loading...

El Palacio Salvo es el máximo emblema arquitectónico de Montevideo y catalogado como Monumento Histórico Nacional desde 1996. Fue diseñado por el arquitecto italiano Mario Palanti en estilo art déco ecléctico como su hermano gemelo en Buenos Aires, el Palacio Barolo,  e inaugurado el 12 de octubre de 1928 en la esquina de la Av . 18 de Julio y la Plaza Independencia.

Con sus 101 metros, 29 plantas, y 370 unidades habitacionales, fue la torre más alta de Sudamérica hasta 1935 cuando fue desplazado  por el Kavanagh de Buenos Aires. Actualmente continúa siendo uno de los edificios más altos de Montevideo.

En los últimos meses el Salvo fue protagonista de múltiples noticias de prensa y debates en redes, primero al eliminarse los restos de una antigua antena de televisión en su punto más alto, y más recientemente, al completarse una intervención como remate del edificio.

Conversamos con el autor del proyecto, el Arq Federico Lagomarsino , recorrimos un amplio espectro de consultas que nos merecía la oportunidad. y compartimos aquí con ustedes.

A) SOBRE EL PROYECTO

_ ¿Cómo nace la iniciativa de este proyecto?

La silueta del Palacio Salvo contenía el vacío más ilustre de la ciudad y su diagnóstico no era ninguna novedad. Posiblemente tomé conciencia del asunto cuando estaban retirando la antena de canal 4, que ya estaba integrada al paisaje de la ciudad pero claramente era un elemento extraño a su ubicación. En los últimos años vi varios proyectos e ideas, propuestas dentro de la Facultad de Arquitectura, ideas de artistas, arquitectos y conozco a la perfección las excelente propuestas dentro del colectivo Ghierra Intendente. Sin dudas era una problemática simbólica y colectiva que se estaba manifestando de forma repetida y empecé a trabajar ideas y formas para acercarme. Pero nunca tuve una epifanía. Un gran impulso para realizar el proyecto surgió luego de una reunión con Ignacio Silva (de ahora en más el ‘’Ogro’’), quien luego sería el constructor, donde evaluamos las posibilidades constructivas para una propuesta muy básica y me convencí de que al menos una idea que tenía era posible. Y ahí tuve una epifanía.
En marzo del 2016 preparé un primer concepto, le escribí al alcalde Carlos Varela del Municipio B para presentarle la idea quien en seguida me puso en contacto con Aníbal Andrade (Presidente de la directiva del Salvo) y listo. La idea era completar el negativo de la silueta pero también generar un contenido para la luz de la ciudad, una luz que no debía ser decorativa sino que pudiera vincularse a un mensaje, como lo haría un faro. Inicialmente quería desarrollar la obra como una propuesta académica dentro de la Facultad de Arquitectura, pero luego por las distintas complejidades y responsabilidades que demandó el proyecto resultó de carácter independiente.

_ ¿Qué consideraciones técnicas, urbanísticas y hasta sociales consideraste?
A nivel técnico, el primer dato a considerar serían los 101m de altura. Esta ubicación definió el montaje de la obra, todo el proyecto debía estar modulado para poder pasar por el ascensor, luego subir dos tramos de escalera, atravesar una primera escotilla y luego por una escalera de caracol (propia de un escenario subterráneo) atravesar la última escotilla a la superficie. Junto con el Ogro definimos la modulación y los detalles constructivos en taller para poder hacerlo viable.
Otra decisión de la propuesta era que el diseño pudiera ser temporal. Si bien en Uruguay todo lo provisorio es permanente, en caso que el Palacio Salvo lo disponga, el faro podría ser retirado sin implicar daños o agresiones al edificio ya que funciona como un ‘’mecano’’. Igualmente, por la resistencia de los materiales y las terminaciones utilizadas también puede ser permanente, con mantenimiento mediante.

A nivel urbano, se trata  no solo una construcción física sino digital: una plataforma de contenidos en base a la luz para difundir distintos temas y mensajes. Es así como  se incorpora al equipo  Bruno Aguirre (“El Cuervo”),  programador quien colaboró con la materialización de esa idea.  Por encontrarse en un sitio privilegiado, ahora con su iluminación, además de una rápida identificacion durante el día la tendrá durante la noche , lo que supondrá una brújula de referencia, especialmente para los visitantes, como las hay en varias ciudades del mundo.

A nivel social, tiene un rol importante en la visibilidad de cambios que vienen incubándose en el interior del Palacio mas novedades o actividades que forman parte de una efervescencia que desde el exterior no se percibe. Las visitas guiadas por ejemplo, más los vecinos o público en general suponen un tránsito diario importante, una comunidad cuya dialéctica tiene en consideración sus factores arquitectónicos y hacen a la identidad del edificio. Algo resaltable y particular de este caso es que si uno hace un corte imaginario, se encuentra con un muestrario de población casi representativo de todo el país en cuanto a edades, clases sociales, actividades, etc.

Otras consideraciones artísticas o culturales que pueden desprenderse de esta iniciativa es la importancia del rol de la arquitectura y las artes plásticas como potenciadores de cualidades, o responsables de la creación de íconos que sirven para que las ciudades expresen su identidad.

Algo importante es que nuestro referente en todo momento fue el Teatro Solís, cuya caja escénica se ilumina con distinto color comunicando la actividad interior: uno si hay danza contemporánea, otro si hay ópera, etc. El Edificio de la Aduana también posee un remate que si bien no está operativo fue pensado para cambiar de color según la presión atmosférica. Esa triangulación de edificios que dejan de ser solo arquitectura para contemplar y pasan a emitir mensajes convirtiendo a los ciudadanos en receptores de mensajes vuelve interactiva la experiencia y enriquecedora para la ciudad. En el caso del Salvo puede en un futuro convertirse en una fuente de ingresos para empresas interesadas en  formar parte de esa aplicación y emisión de mensajes.

_ Asumo es diferente trabajar con un ícono urbano que además tiene su gemelo en la otra orilla que con otro cualquiera de la ciudad…
Una de las primeras actividades fue realizar una visita al edificio Barolo junto con el Ogro y Luis Blau, un colaborador del equipo, para conocer como había sido el proceso de restauración del edificio y del faro. Realizamos la visita con el arquitecto Fernando Carral y conocimos de primera mano todos los detalles de la obra, de hecho inicialmente buscamos el faro original aunque sin éxito.

El Barolo y el Salvo comparten esa poética de entrecruzamiento de faros en el Río de la Plata pero es anecdótica frente a la trascendencia de ambos en cada ciudad. El Salvo es el ícono de Montevideo gracias a su ubicación estratégica y a su comunidad. El Barolo no lo es: está perfectamente mantenido gracias al gobierno de Bs.As. y es referente, pero la importancia en la historia y representación urbana es diferente.
Para trabajar en edificios de esta complejidad tengo dos criterios bien claros, o bien se realiza una restauración 100% original o bien se sigue un camino que se diferencie del original y separe el original del nuevo, considerando que es lo más respetuoso y honesto porque permite separar lo antiguo de lo nuevo. Intervenir con conciencia pero sin nostalgia, y generar respuestas acordes a su momento.

_ Si es complicado trabajar con una copropiedad, ésta debe ser de una complejidad inimaginable, sumándole a lidiar con comisión patrimonial e I.M.M. ¿Nos podes contar alguna anécdota?
Lo más raro es que todos me dieron para adelante. El apoyo de Aníbal Andrade en todo el proceso fue fundamental y él fue quien impulsó el proyecto dentro del edificio. El Salvo está dando unos cambios muy importantes a nivel interno que todavía no se visualizaban al exterior, la nueva directiva ha impulsado varios cambios internos que permitieron generar un terreno para que este proyecto pudiera ser recibido y aprovechado, esto lo experimenté de primera mano tanto con la directiva, la administración y la gente de mantenimiento.

A nivel de Comisión de Patrimonio y Permanente de la Ciudad Vieja todo fluyó, intercambiamos ideas pero no hubo obstáculos, y el M.E.C. lo declaró de interés cultural. Desde el Palacio mismo fueron grandes apoyos la Administración, la Comisión directiva y la gente de mantenimiento.  El Estudio Fischer Abogados colaboró con el registro de la Propiedad Intelectual y la redacción de contratos de proveedores.

A modo de relato, una de las historias que más me sorprendió con respecto a la desaparición del faro original, es la que especula que posiblemente el faro nunca se prendió, que quizás la luz nunca estuvo encendida. Por lo tanto, luego de casi 90 años esta podría ser la primera vez que la luz se encendía, este sería en cierta forma el faro original. Es una historia muy conveniente pero muy interesante a nivel poético y carga al nuevo faro con otro tipo de responsabilidad simbólica.

_ ¿Cuánta gente participó en el proyecto y cuánto llevó elaborarlo?
Todo el proceso de gestión, producción, diseño y construcción llevó aproximadamente un año. Somos un equipo muy grande, y cada uno fue participando en determinado momento del proceso.
El Ogro es el gran socio constructor de la obra y el Cuervo como ya te comenté es el pilar tecnológico. Los ingenieros Sebastián Dieste y Martín Reina de RDA se encargaron del asesoramiento estructural mientras que el ingeniero Ricardo Hofstadter  realizó el asesoramiento de la iluminación. Durante todo el proceso participaron Luis Blau, Lucía Sosa, Elvis Marrero, Carolina Sánchez, Ignacio Sánchez y Inés Mir, quienes eran un equipo permanente de trabajo en distintas tareas, somos todos muy amigos y esto era parte del espíritu de trabajo. El encargado de la instalación eléctrica fue Fernando Secinaro y el Ing. Daniel Pereira Pierce definió el sistema de descargas atmosféricas, quiero destacar que con la desaparición de la antena del canal 4 el Salvo se había quedado sin pararrayos y el anillo que levita sobre el faro es justamente eso, cumpliendo una necesidad funcional del edificio. Contamos con el arquitecto Juan Martín Pascale como técnico prevencionista y con Arq. Marcelo Payseé y Arq. Fernando García Amen para la realización de maquetas y vuelos de drone.

_ Cómo fue el proceso de presentación a la IMM ¿Fue aceptado, modificado, resistido o estimulado?
Me transformé en un mercenario de la gestión, pero realmente todo el proceso fue muy apoyado. En la IMM no tuve ningún inconveniente, presenté el proyecto a todos los posibles involucrados y realicé los trámites usuales. Por supuesto que fue cuestionado, consultado e interpelado, pero siempre en excelentes términos e inclusive tomé varias de las sugerencias realizadas.

_ Si bien se divulga que también hay otros trabajos en marcha y que hay un “ Plan Director para la recuperación de la fachada “ seria bien llamativo y contradictorio que la fachada en su totalidad no fuera restaurada e iluminada a corto plazo. ¿De qué se trata dicho plan director y qué perspectivas reales plantea para el resto de la fachada? (obra titánica si las hay). ¿Quién financiaría ese trabajo y cuando se haría?

Si, existe un Plan Director que maneja las obras a realizarse con fondos obtenidos  como producto de la exoneración de tributos a la I.M.M. que fueron muy significativos para lograrlo. No manejo las fechas concretas pero sí sé que está en proceso en órbita municipal.

Ambas obras son independientes y llevan caminos y tiempos distintos de gestión: la que me compete fue abordada como proyecto con fondos privados, de escala menor, con empresas privadas que liberaron recursos con celeridad. Lo otro es de mayor aliento y está en proceso.

_ B) SOBRE LA EJECUCION:

_ ¿Se manejó como un proyecto particular o municipal?
El Palacio Salvo es un edificio que la ciudad lo siente como propio pero quienes responden y se encargan lógicamente son sus vecinos. Al menos ésta era una realidad de hace poco tiempo.
El proyecto se manejó de forma particular pero fuertemente apoyado por el Municipio B, La Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, la Sociedad de Arquitectos del Uruguay, el Instituto Italiano di Cultura, el Depinfo/ LabFab/ Vidialab y la Intendencia Montevideo.

_ ¿Cómo se financian los trabajos? Se dice en el comunicado “gracias a empresas que aportan fondo” ¿se puede divulgar cuáles?
Ayudó el que fuera un proyecto con 0% de costo para el Palacio Salvo, planteada como autofinanciable y resuelta de principio a fin a los efectos de contar con el aval de organismos de contralor. Es de destacar que todo el equipo que trabajó lo hizo en forma honoraria y quienes donaron materiales o fondos lo hicieron con rapidez.

Parte de mi propuesta era que el proyecto no implicaría gastos para el Palacio Salvo y esta premisa fue tan fundamental como el concepto. Durante el 2016 fui compartiendo el proyecto con varias empresas amigas, que se fueron sumando hasta completar el monto necesario para la obra, algunas empresas aportaron materiales y otras fondos para cubrir los gastos. Sin fondos concursables, sin exoneraciones de impuestos, sin beneficios por donaciones, con desaceleración en la construcción, con ajuste de tarifas públicas y con impuestos creativos todas las empresas se comprometieron, y le hicieron un regalo a la ciudad.

Las mejores empresas del Uruguay y colaboradoras con el proyecto son las siguientes: Lyte Iluminación Técnica,  Stiler,  Hotel Radisson Victoria Plaza,  Instituto Uruguayo de Normas Técnicas UNIT, Genexus, Salomón Grúas, Copiplan, Red Pagos, Neo, Sika, Cámara de la Construcción del Uruguay, La Casa del Tornillo, Sixto, Hempel –Leonortex, Sur Ascensores, Securitas, Snappy, Aluminios del Uruguay, Bancos de Seguros del Estado, SPM Equipamiento, Secinaro

Más adelante esto podrá convertirse en una fuente de ingreso para el edificio que podría generar contenidos para empresas avisadoras y colaborar con ese diálogo con la comunidad.

_ ¿Qué inversión total tiene el trabajo?
El monto Ilustra muy bien la idea de generar un gran impacto con una acción menor. La obra tiene una inversión en materiales de aproximadamente 40.000usd. Con el equipo de técnicos y asesores fuimos trabajando de forma honoraria, siempre resolviendo los gastos.

_ ¿Qué medidas tiene ese remate y cómo fue instalado?
El faro tiene 4m de altura completando los 105m de altura total proyectados por Palanti  y una base octogonal de 9m2. Toda la estructura estaba modulada y previamente montada en taller, básicamente lo armamos como un mecano.

C) SOBRE EL FUNCIONAMIENTO:

_ ¿Cómo se prevé el mantenimiento?
La idea es realizar una instancia de mantenimiento mensual, a nivel de la estructura e instalación eléctrica. Durante los primeros 6 meses el Municipio B se está encargando del costo, luego será la IM.

_ Se dice que el remate “Vinculará su iluminación a una plataforma digital que sea generadora de contenidos y posibilidades interactivas.”
¿Qué tecnología se utilizará para esa vinculación operativa y quien la suministrará?
¿Quién gestionara esa plataforma y sus contenidos y cómo se financiará?

 

La inauguración se hizo sin la instrumentación de la plataforma digital porque necesitábamos un período de transición y programación.
Del mundo de la programación les robé a la fuerza dos ideas muy interesantes de los futuros de las ciudades. El primero (Convergente), establece que la relación del ser humano con el entorno será a través de un único dispositivo, o sea que la relación con el contexto es a través de un dispositivo. El segundo futuro (Divergente) es más alentador, en donde el entorno responde a nuestras acciones e interactuar entre nosotros sin intermediarios. Estas visiones tuvieron presencia en el desarrollo del proyecto y sin duda la obra va a interpelar el tema.
Para uno de estos futuros, inicialmente la idea es poder comunicar el pronóstico del estado del tiempo a través de la luz, exclusivamente de la lluvia, para el día siguiente, un objeto que pudiera comunicar el futuro de algo tan fundamental, primitivo y simple como el agua, una intuición, éste es un contenido que actualmente estamos desarrollando para comunicar en breve.

Podrá también, vestirse del color de eventos significativos como triunfos de la selección de fútbol o días conmemorativos por ejemplo de la lucha contra el cáncer, o del medio ambiente. A nivel técnico también implicó la definición de tecnología y ensayos con los controladores, pero lo genial es que es una tecnología muy simple y accesible, quizás la innovación sea la aplicación en una escala arquitectónica y urbana.

En cuanto a la interfase digital, yo controlaré la misma en cogestión con el Municipio en primeras instancias y eventualmente luego con eventuales empresas privadas que apoyen el proyecto a más largo plazo y en forma comercial.  El faro es la punta de un iceberg que contiene mucha actividad y encadenamiento de gestiones que esperamos pronto ver concretadas. De hecho para abordar lo nuestro hubo que regularizar el BPS completo y eso permitió que nosotros pudiéramos trabajar, asi que esperamos esas gestiones tanto públicas como privadas sigan rindiendo frutos a corto plazo..

_ En su comunicado el Municipio establece que se busca con este proyecto “avanzar en  el proceso de revitalización del centro de la ciudad”
¿En qué medida pensás que lo logre?
El centro y la ciudad vieja se están movilizando, con o sin faro. En nuestra visita al Barolo comprobamos cómo muchos edificios cercanos habían emulado acciones de mejoras y actualización luego de las obras del Barolo. Qué bueno sería que el Salvo sirviera de faro para ese tipo de réplicas a nivel local.

_ ¿Cuál crees que sea tu legado con respecto a este edificio en particular y la ciudad en general?
Estuve re-leyendo la definición de ‘’legado’’ y todavía me interesan más los legados ajenos, y no es que me falta ego.  Personalmente me interesa hacer cosas que solo puedan hacerse en esta época, que sean testimonios del momento.  La arquitectura es el resultado material de muchos factores económicos, sociales, culturales y debe leerse como tal.

Es bueno encontrar proyectos que requieran persistencia para ser llevados a cabo: no esperar a ganar un concurso o que un fondo dé recursos, a veces es hasta mas fácil salir a buscarlos que competir para obtenerlos.

La otra lectura es que a veces una obra muy chica puede implicar impactos muy grandes, aportes a los que hay que estar atentos a las oportunidades, y salir a buscarlas.

_ ¿Tenés algun otro proyecto similar en marcha? ¿Qué podemos esperar de Federico Lagomarsino en el futuro?
No me interesa repetir recursos o procesos, esto fue algo bastante singular como de hecho lo es toda obra, y sobre esa identidad me interesa construir los siguientes trabajos. Tengo varias carpetas de proyectos abiertas o en proceso. Ninguno es comparable pero dejo que cada obra me lleve a la siguiente e igual estoy atento.

Federico expresa su interrogante por saber cuál será el impacto de ese aporte de luz y terminación al mayor edificio icónico nacional. Esa sensación de solidez y refuerzo de la identidad nacional que uno lleva consigo cuando se va de viaje o debe transmitir cuando se reciben inversiones y que sin embargo es referencia en muchas ciudades que visitamos. A nivel cultural y social, el tener completo y vivo ese máximo exponente tal vez pueda estimular diálogos o intercambios que metafóricamente un skyline apagado no pueda transmitir.

Share This

Related Posts

Festivales callejeros y Food trucks: Una mirada desde distintas veredas.

Festivales callejeros y Food trucks: Una mirada desde distintas veredas.

Montevideo no es ajena a una tendencia global que extrae algunas experiencias culina...
MOWEEK : 10 tendencias que se afirman en la Industria de la moda Local

MOWEEK : 10 tendencias que se afirman en la Industria de la moda Local

Convertida ya en un clásico de cada cambio de temporada, este fin de semana se llev...

COMMENTS 2

  • Carlos Faldi junio 27 2017

    Como siempre, magnifico articulo… Gracias, Gabriela.

  • Arq. Pablo Gari julio 14 2017

    Fabuloso emprendimiento. Felicitaciones.

Leave a Comment