Para disfrutar Colonia hace falta bajar el ritmo, desconectarse del mundo, disponerse a caminar escuchando resonar los pasos en los callejones de piedra, descubrir joyas escondidas o disfrutar el atardecer en alguna de sus terracitas. Un lujo que muchas veces no nos...