Qué genial es  ver un museo colmado de gente, y  si se debe a un artista nacional, doble alegría. Si el artista está presente y puede disfrutarlo, firmar catálogos, o charlar con el público, mejor aún. Hay que aplaudir cuando se hacen cosas más que bien y la verdad es...