El desafío del azul

07/10/2021 | Actualidad

El desafío del azul

7/10/21 | Actualidad

El desafío del azul

7/10/21 | Actualidad

 

“Quiero que mis fuegos artificiales sean coloridos, pero eso no es tan fácil como parece. Los fuegos artificiales azules, especialmente, son muy complicados de fabricar. Necesitamos usar cobre, o para ser más precisos, óxido cúprico. Es importante que la temperatura no sea demasiado alta cuando explotan los fuegos artificiales, de lo contrario, la reacción química no funciona. No debe estar a más de 1200 grados Celsius; pero en la mayoría de los casos se generan temperaturas de 2000 grados o más. Además, el azul no debe ser demasiado oscuro. Debe ser visible contra el cielo nocturno oscuro. Por eso siempre estoy trabajando para optimizar la formulación de los fuegos artificiales azules.

Ya sea rojo, naranja, dorado, verde o incluso azul: necesitamos una variedad de elementos químicos para producir nuestra pirotecnia. Usamos estroncio para crear rojo, bario para crear verde y aluminio para crear blanco. Pero estos no son los únicos componentes. Necesitamos otras sustancias para controlar el brillo y el período de combustión. Y qué son exactamente estas sustancias, ese es nuestro secreto comercial. Cada fabricante tiene su propia fórmula única.

 

 

Me ha llevado muchos años adquirir los conocimientos químicos que necesito para mi trabajo. Los fuegos artificiales son una tradición en mi familia: Nuestra empresa familiar fabrica pirotecnia desde 1909. Obtuve una licencia para producirlos cuando tenía 18 años. Para desarrollar nuevas formulaciones y producir efectos de luz creativos y explosiones espectaculares, necesito saber cómo el estado de los elementos químicos puede cambiar. ¡La química es mi pasión!

 

 

 

Desafortunadamente, en muchos casos, solo se descubre si los efectos van a funcionar cuando se produce la explosión. Y es por eso que siempre estoy muy nervioso antes de los grandes espectáculos de fuegos artificiales. Miles de personas miran al cielo, se asombran de las coloridas formaciones que iluminan la noche y, a menudo, se emocionan con el espectáculo. Pasamos de tres a seis meses trabajando en nuevas formulaciones y hacemos los fuegos artificiales y los petardos a mano. Después de solo 30 minutos, todo ha terminado. Nuestro trabajo literalmente se desvanece en el aire. Para mí, siempre es una sensación indescriptible cuando la gente aplaude y vitorea después de que explotan los fuegos artificiales finales. La tensión simplemente se desvanece. Creo que este es mi momento favorito.”

 

 

…………………………

 

La empresa familiar de Hideki Kubota ha estado produciendo fuegos artificiales en su Japón natal durante más de 100 años.

Gran parte de lo que hacen es artesanía.

 

 

 

Fuente:Elements / Evonik

 

 

Compartí en las redes