El proyecto que calefacciona hogares de Londres con el calor recolectado de las vías de subte

28/08/2019 | Actualidad

El proyecto que calefacciona hogares de Londres con el calor recolectado de las vías de subte

28/08/19 | Actualidad, Gestión urbana, Ingenieria, Sustentabilidad, Tendencias

El proyecto que calefacciona hogares de Londres con el calor recolectado de las vías de subte

28/08/19 | Actualidad, Gestión urbana, Ingenieria, Sustentabilidad, Tendencias

Londres creará una red de calefacción residencial usando como fuente de energía el calor emanado de la red de Subte.

Si alguien tomó un subte en Londres sabe que puede ser una experiencia calurosa, aún en los meses de invierno, pero por suerte hay una forma de canalizar ese calor en forma eficiente para beneficio de la comunidad.

El plan fue creado en colaboración entre el por entonces alcalde, Boris Johnson,  Islington CouncilUK Power Networks y Transport for London. El proyecto derivará calor generado por las vías de subterráneo por grandes ductos de ventilación a una red térmica que conectará cientos de hogares del norte de la ciudad.

El esquema es el primero de su tipo en Europa y se enmarca en las iniciativas para reducir emisiones de carbono en un 60%. La iniciativa no sólo reducirá costos de consumo sino que mejorará la eficiencia de una red de energía usualmente saturada en los inviernos británicos. Facilitando fuentes de energía locales se intenta fomentar la innovación y crecimiento de infraestructura.

El concepto, más allá de la fuente de energía, se llama “District heating” , que por cierto no es nuevo sino que se remonta a la crisis del petróleo de 1973 cuando el precio del barril de petróleo se cuadruplicó y obligó a países importadores a grandes restricciones. En ese entonces uno de los que más sufrieron especialmente en épocas de invierno fue Dinamarca, que debió realizar una suerte de juramento interno que aprenderían de las crisis e innovarían para evitar repetir el incidente. Desde entonces es uno de los países que más invierte en el concepto de calefacción distrital que funciona así: desde una central de producción de calor se distribuye agua caliente por medio de conducciones aisladas térmicamente hacia las subcentrales de edificio donde, con un intercambiador, se prepara el agua con las características (presión y temperatura) propias de la instalación del edificio. Esta subcentral es como cualquier central térmica de edificio, pero con intercambiador en lugar de caldera.

La ventaja de este tipo de calefacción se basa en que los sistemas productores de calor de gran tamaño tienen rendimientos mucho mayores que los pequeños, de modo que se aprovecha mejor el combustible. Por término medio, se calcula que tiene rendimientos un 10% superiores, como mínimo, a los sistemas centralizados de edificio y entre un 30 y un 40% superiores a los individuales de vivienda, lo que supone un gran ahorro de emisiones de gases de efecto invernadero.

Lo particularmente valioso es que la red captura una energía en forma de calor que de otra forma se desperdiciaría.

Ductos de calefacción urbana en Berlín

Ese sistema es utilizado en otras ciudades como Berlín, Moscú o Nueva York en algunos barrios y aunque no derivado del sistema de Metro hay un ejemplo cercano de calefacción urbana en Argentina..

En Neuquén, en la década del ´ 80, se llegó a estudiar posibilidades con perforaciones al pie del volcán Copahue con fines geotérmicos, lo que produjo la instalación de una planta piloto generadora de energía para darle energía a la localidad de Caviahue-Copahue, aunque no fue utilizada. Sin embargo se usaron los fluídos termales para calefaccionar calles del Centro Turístico Termal Copahue y mantener abierto el centro en invierno, ya que en inviernos normales no puede accederse debido a la acumulación de nieve. Así en 1999, se inauguró en Copahue un sistema de calefacción de calles por suelo radiante. Ello permite que el calor mantenga descongeladas las calles, y posibilita así la prolongación de las temporadas, al resolver -además- el tema de barrer la acumulación de níeve. Este sistema toma vapor geotérmico de los pozos a 1300 m de profundidad -con una temperatura superior a los 110 °C- y lo distribuye bajo las calles por 45.000 m de tuberías inoxidables. El calor que liberan, impide la acumulación de nieve o hielo. La siguiente etapa,  es calefaccionar con geotermia todos los edificios, la utilización racional del recurso, que hoy se desaprovecha.

 

 

Fuentes: The Guardian, CNN, Inhabitat, BBC
Compartí en las redes