Harley eléctrica: el sonido más fuerte es el de los latidos del corazón

30/05/2020 | Actualidad

Harley eléctrica: el sonido más fuerte es el de los latidos del corazón

30/05/20 | Actualidad, Sustentabilidad, Tech

Harley eléctrica: el sonido más fuerte es el de los latidos del corazón

30/05/20 | Actualidad, Sustentabilidad, Tech

 

Lo único que se escucha es la aceleración del corazón; así es el marketing del lanzamiento de la icónica y aspiracional marca de motocicletas.

La movilidad eléctrica es el futuro, pero al mismo tiempo es parte del presente. Alguien tiene que comenzar a dar los primeros pasos en este sentido pero posiblemente nunca se habría apostado por Harley-Davidson para establecerse como punta de lanza en este mercado incipiente.

 

 

La marca de Milwaukee lleva desde 1903 produciendo motos de combustión, siendo posiblemente la más fiel a sus principios y cuyos fanáticos ejercen una mayor presión para mantener las líneas maestras inalteradas.

El filo de la navaja por el que la firma estadounidense lleva tiempo andando es la decisión de actualizar sus productos a los tiempos que corren y las nuevas generaciones que demandan otros valores. Su principal mercado es el de los fanáticos de Harley-Davidson, pero son un público limitado, que se va haciendo mayor y no tiene relevo en las nuevas generaciones. Seguir vendiendo motos a quienes ya son sus clientes sólo les llevaría a perder ventas, como viene sucediendo en los últimos años.

Ofrecer productos nuevos podría ir en contra de sus fanáticos quienes incluso se podrían ver traicionados, pero implica la apertura a nuevos mercados y rangos de edad. Harley-Davidson ha optado precisamente por este segundo camino, el de la regeneración, convirtiendo a la LiveWire ya no en su primera moto eléctrica, sino en la primera moto eléctrica de tamaño completo comercializada por una gran marca tradicional.

 

 

La Livewire no es un scooter, ni una pequeña moto urbana; es toda una moto eléctrica que llega al mercado cinco años después de presentarse el Project LiveWire. 

 

 

Este modelo es considerablemente más compacto que cualquier otra marca del catálogo americano, pero sobre todo más estrecho. La experiencia además es radicalmente distinta: no hay sonido alguno, vibraciones, embrague, ni pedal del cambio. Aún así, llama la atención y no pasa desapercibida.

Esta Harley-Davidson sale catapultada hacia delante. Son 105 CV de potencia máxima y 116 Nm de par motor los que su motor Revelation de factura propia es capaz de generar, pero los transmite de una manera totalmente instantánea para convertirlos en velocidad.

 

 

La recuperación es descomunal, pudiendo recuperar de 96 a 128 km/h en solamente 1,9 segundos. Eso, para una moto de 105 CV y 249 kg de peso, es ser realmente rápida. Pocas veces se siente una patada así.

Está claro que por los 33.700 euros que cuesta no es una moto asequible precisamente, pero hay que tener en cuenta que es la primera de una estirpe que ha llegado para quedarse, porque la movilidad eléctrica es una realidad que ya forma parte de nuestro presente.

La Livewire equipa una batería de alto voltaje (o RESS; Sistema Recargable de Almacenamiento de Energía ) compuesta de células de iones de litio rodeadas por una carcasa de aluminio fundido dotada de aletas de refrigeración. Como handicap, la batería de alto voltaje proporciona una mínima autonomía de 158 kilómetros en ciudad o de 152 km en un uso combinado de tráfico interrumpido y carretera abierta.

 

 

Otras asistencias y funcionalidades electrónicas: dispone del H-D Connect, el sistema de conectividad del móvil con la app (gratis en Android e iOS) con acceso a funcionalidades (indicaciones paso a paso, planificación de rutas, ubicación de los concesionarios y eventos) y acceso a información de la moto (carga de las baterías, autonomía disponible) o alertas sobre seguridad y asistencia en caso de robo (si detecta manipulación o golpes y rastreo por GPS), además de notificaciones de mantenimiento automáticos. El sistema H-D Connect utiliza un módem que se conecta con la nube. Este servicio será gratis el primer año y luego funcionará con una cuota de suscripción.

 

 

Mediante suscripción y conectividad móvil, puede conectarse de forma remota a través de un smartphone utilizando la última versión de la app Harley-Davidson. Tendrá control de los aspectos vitales de la moto, incluyendo el nivel de carga, recibirá alertas de manipulación indebida, podrá seguir el rastro de la moto en caso de robo, y mucho más.

Mirando a este futuro, la LiveWire es una moto preparada para satisfacer a aquellos usuarios con más prisas. Si en un enchufe doméstico tarda 11 horas en realizar una carga completa, en un punto de carga rápida puede soportar cargas de hasta 25 kW de potencia con los que en 40 minutos puede alcanzar el 80% y el 100% en 60 minutos.

 

El cambio de paradigma implica también un cambio de costumbres, y tendremos que ver a las motos de aquí a poco tiempo como un smartphone que dejamos cargando al llegar a casa o al trabajo. Una cuestión de hábitos.

 

 

 

Fuentes: Harley Davidson, Tech Crunch, Motorbikemag, Autobuild, TopGear, Business Insider, Xataka,

 

Compartí en las redes