Humor y catarsis. Maldita Arquitectura está en Instagram.

11/08/2021 | Actualidad

Humor y catarsis. Maldita Arquitectura está en Instagram.

11/08/21 | Actualidad, Arquitectura, Arte / Exposiciones

Humor y catarsis. Maldita Arquitectura está en Instagram.

11/08/21 | Actualidad, Arquitectura, Arte / Exposiciones

 

 

La arquitectura atraviesa todos los aspectos de la vida humana. El funcional, el simbólico, el económico y el afectivo. También la arquitectura tiene una dimensión política, con un fuerte vínculo histórico con los poderes de turno. En su momento utilizada por emperadores, reyes y líderes religiosos para representar una jerarquía y un orden; hoy es una herramienta dócil y efectiva al servicio de las corporaciones, los gobiernos y el poder financiero. Esta encrucijada de lo técnico, lo emocional, lo social, lo antropológico, lo artístico y lo político nos demuestra, que hablar de arquitectura, es hablar de algo que trasciende ampliamente a la arquitectura y a los arquitectos.

 

 

Y así lo entiende Maldita Arquitectura, el Instagram que la tiene como objeto, a través de un humor absurdo, irónico y corrosivo; a veces cómplice, siempre implacable. Como una intervención externa al mundo endogámico de la disciplina, Maldita Arquitectura parece abrir la cancha, y plantear un espacio de encuentro, pero también de catarsis. Bajo esa lógica vemos desfilar por sus viñetas arquitectos que ofician tanto de víctimas como de victimarios, clientes con encargos ridículos, parejas disfuncionales que utilizan los problemas constructivos como metáforas de su vínculo, proyectistas esnobs, empresarios vengativos, personas adictas a las redes sociales, estrellas mediáticas devenidas en sesudos teóricos, estudiantes explotados y veganos militantes.

 

 

Todo tipo de personajes y situaciones parecen entrar en el tema, así comprobamos que esta disciplina es una excelente metáfora para reírse y analizar nuestra contemporaneidad. Maldita Arquitectura es la prueba palpable de ello.

 

 

 

Maldita Arquitectura en Instagram

Humor para arquitectos, ingenieros, promotores, inmobiliarias, académicos, estudiantes, activistas, propietarios e inquilinos.

 

 

 

 

Compartí en las redes