King´s Cross y Coal Drops Yard: Los nuevos polos de efervescencia urbana y comercial de Londres

18/07/2019 | Actualidad

King´s Cross y Coal Drops Yard: Los nuevos polos de efervescencia urbana y comercial de Londres

18/07/19 | Actualidad, Arquitectura, Ciudades, Destacados, Diseño, Gestión urbana, Londres, Lugares, travel, viajes

King´s Cross y Coal Drops Yard: Los nuevos polos de efervescencia urbana y comercial de Londres

18/07/19 | Actualidad, Arquitectura, Ciudades, Destacados, Diseño, Gestión urbana, Londres, Lugares, travel, viajes

Al norte de Londres pasan cosas y surgen barrios nuevos completos que en pocos años no solo se consolidan sino que son atractivos como sede de las principales empresas como Google, Facebook y otras.  King´s Cross es así, con 27 hás, y una inversión de £3billones, el más grande desarrollo inmobiliario y de reformulación urbana europea de los últimos años.

Un centro comercial (Coal Drops Yard), varios edificios corporativos y residenciales, el complejo Gasholders y el Louis Cubitt Park son el nuevo polo  de atracciones en la capital inglesa. Con el plus de situarse a pasos de King´s Cross (Estación de subte) y St Pancras (Estación internacional de trenes desde donde parten y se reciben trenes desde y hacia toda Europa) el lugar parece un nodo de conveniencia y recepción de público variado al cual ofrecerle desde productos inmobiliarios, almuerzos ejecutivos, servicios tecnológicos, moda y hasta educación ya que la Escuela de Arte Central St Martin está en su área de influencia. Ese amplio rango de multiusos garantiza ofrecer un espacio físico y temporal amplio como atractivo turístico del cual no querrá irse.

Si bien los espacios libres de muy buena calidad son accesibles, la crítica que se hace en estas instancias es que instala un consumo que no se necesita y viviendas para millonarios que en otras partes de la ciudad abundan vacías en medio de una crisis de vivienda significativa. A pesar de ello la zona parece emerger del olvido, con un boom de construcción y revalorización inmobiliaria como pocos en los últimos tiempos, llena de actividades a toda hora, festivales, conciertos, restaurantes e instalaciones urbanas y artísticas por doquier. Los comercios están destinados al público que consume cafeterías de Granger & Co, Chocolates de Alain Ducasse, ropa de Paul Smith, Wolf & Badger, Cos, o próximamente, gadgets de Samsung disponibles en un ático con vistas panorámicas.  Una nueva oleada de público internacional que trae consigo firmas de tecnología, moda y servicios a instalarse en la zona.

En un ala del complejo se despliega por ejemplo la tienda, talleres, oficinas y estudios de Tom Dixon que ha centralizado toda su oferta unida a dos restaurantes realizados con todos los productos diseñados especialmente, con lo que los amantes del diseño tienen varias excusas para permanecer un buen rato entretenidos.

Sin dudas un circuito excepcional, capaz de mantenernos circulando, comprando, mirando vidrieras, sentados en un parque, tomando algo en un café, almorzando en un restaurante o simplemente admirando el siempre cambiante entorno, cada vez más desarrollado y estimulante.

COAL DROPS YARD

El proyecto de Coal Drops Yard es la primera gran obra completada de Heatherwick Studio en Londres (iniciado en 2016) y uno de los varios proyectos a gran escala en los que se está trabajando en la zona como el nuevo edificio de Google en King’s Cross y la transformación del edificio Centro de Exposiciones Olympia London.

Originalmente parte del plan de Lewis Cubitt para King’s Cross en el centro de Londres, este par de almacenes victorianos alargados se construyó entre los años 1850 y 60 para almacenar y distribuir carbón en Londres, enviados por ferrocarril desde el norte de Inglaterra.

La grandeza del Coal Drops Yard se había desvanecido con la desaparición de la producción de carbón. Las estructuras de dos niveles coronadas con techos de pizarra, y ornamentos de hierro fundido y ladrillo estaban parcialmente abandonadas, usados como depósitos y hasta como club nocturno en los años ´90.

 

Se propuso extender los techos a dos aguas interiores de los almacenes, que unirían los dos viaductos y definirían el patio, además de crear patrones de circulación fluidos. Los techos existentes se elevan y se estiran uno hacia el otro hasta que tocan el patio público. Esta intervención forma un nuevo piso superior y le da al proyecto un enfoque central.

Desde el punto de vista elevado, los visitantes pueden contemplar vistas al sur a King’s Cross y el Instituto Crick, o al norte de Cubitt Square. Debajo, el nuevo techo crea un espacio protegido el público, de veinte metros de altura, además de proporcionar un lugar lo suficientemente grande como para albergar conciertos o actuaciones.

Una amalgama de lo antiguo y lo nuevo. Para crear una intervención autosuficiente que también preservara la integridad de los elementos patrimoniales, 52 nuevas columnas de acero se colocaron a través de los edificios existentes, se ocultaron detrás de ladrillos y hierro envejecidos, y se apuntalaron con muros de hormigón y refuerzos.

Cada una de las nuevas cintas curvas del techo está formada por 20 secciones de acero atornilladas a cuatro cerchas y atadas de nuevo a las columnas. El panorámico piso superior se enmarca con 64 paneles de vidrio estructural de altura completa dispuestos en un patrón escalonado y serrado. El revestimiento del nuevo techo incluye más de 80.000 tejas y las pizarras del techo se extrajeron de la misma cantera galesa que las del edificio victoriano original para dar un tono consistente de azul grisáceo.

En contraste con la experiencia homogénea de un centro comercial, las 55 unidades varían en tamaño y se adaptan a una gama de comercios, desde tiendas emergentes hasta unidades de gran escala para marcas establecidas. Las entradas en ambos extremos de los viaductos y las múltiples conexiones al patio a través de puentes y escaleras crean un espacio accesible que alienta a las personas a pasar a través del complejo de forma natural.

El proyecto se alinea con nuevas tendencias de evitar los espacios cerrados y vincularse más con la comunidad y el área circundante, generando experiencias de compra más ricas y variadas, al tiempo que permitiendo otras actividades.

 

GASHOLDERS

El estudio Wilkinson Eyre ganó una competencia internacional en el 2002 con el concepto de tres volúmenes envueltos en las estructuras antiguas, materializando el concepto de “Lujo industrial”. El proyecto ganó además el RIBA London Award 2018 and RIBA National Award 2018. El cuarto volumen fue transformado por  Bell Phillips architects en un parque.

Con un diseño de iluminación del estudio Spiers & Major, estructual de Arup y paisajismo de Dan Pearson la obra es un referente inmobiliario donde un estudio de un ambiente puede rondar los £810,000 hasta varios millones los de varios dormitorios.

Las estructuras (listadas grado II de protección patrimonial) con 150 años de antigüedad fueron desmanteladas, llevadas a los talleres del mismo proveedor que intervino en la recuperación de los techos de la estación St Pancras y vueltos  a instalar  en su actual ubicación. Los edificios fueron construídos en su interior sin tocar las estructuras en ningún punto.

 

ST. PANCRAS + RENAISSANCE HOTEL

St . Pancras es una estación de ferrocarril, en el distrito de Camden, entre el edificio de la nueva Biblioteca Británica al oeste y la estación King’s Cross al este. Es el principal punto de partida del Eurostar (empresa propietaria del edificio) desde Londres de los servicios ferroviarios hacia otros países europeos y hacia el norte de UK.

Una maravilla de edificio en cuanto a reformulación de áreas, conservación y convivencia de estructuras antiguas y modernas. Muy ordenada, limpia y eficiente, reúne en un área concentrada, la terminal de estilo neogótico victoriano, de los arquitectos Scott y Barlow, del año 1868, locales comerciales, un hotel St Regis, donde puede sentarse a tomar un espresso o un cocktail a la tarde, y adjunta, la terminal King´s Cross.

Fue construída por la empresa Midlands railway, y sufrió severos daños durante la 2a Guerra.

La cubierta de acero y vidrio es impactante y tiene 74 mts de luz libre: en su momento fue el edificio con cubierta más amplia de Europa.

El edificio principal escapó a una demolición en los años 60 y hace unos 10 años, luego de una reforma valuada en 800 millones de libras, hoy está protegido grado 1 en el listado patrimonial británico. Tiene diversos programas reunidos en su interior, periódicas intervenciones artísticas y otras permanentes con el Meeting Point del artista Paul Day “The lovers”, escultural de 9 mts de altura representando a una pareja besándose.

Los pisos (transitados por millones de personas diariamente) están impecables, sin una sola colilla de cigarro ni papel y donde pueden encontrarse fragmentos de poesías relacionadas a viajes insertas en sus baldosas.

King´s Cross es la estación adjunta, con una cúpula por  John McAslan + Partners realizada por la firma Arup es un guiño a las bóvedas de Pier Luigi Nervi de los 70, un recurso válido acá que parte de un apoyo externo al antiguo edificio, que no permitía, por normativas, servir de base a mayores cargas adicionales.

 

En su próxima visita a la ciudad, agende la zona. Tómese cualquier línea de metro y podrá conectar con King´s Cross. Comience recorriendo la estación St Pancras y el hotel St Regis, cruce hacia King´s Cross y bordeándola por el exterior, diríjase al norte. Tras el  Regent´s Canal se encontrará en Granary Square, punto de acceso del Coal Drops Yard. No deje de visitar la tienda Cos, Rains y la de Tom Dixon, donde puede almorzar en su terraza, luego de lo cual puede seguir hacia los Gasholders y la Lewis Cubitt Square. Vuelva por otra paralela alternativa viendo los nuevos edificios de la zona y descanse frente a Central Saint Martins en la escalinata frente al canal o alguno de los cafés en los alrededores.

Compartí en las redes