La tecnología digital al servicio de las obras del pasado

28/11/2019 | Actualidad

La tecnología digital al servicio de las obras del pasado

28/11/19 | Actualidad, Arquitectura, Destacados, Diseño, Gestion Cultural, Iluminación, Productos

La tecnología digital al servicio de las obras del pasado

28/11/19 | Actualidad, Arquitectura, Destacados, Diseño, Gestion Cultural, Iluminación, Productos

 

EL ARTE DE TINTORETTO A LA LUZ DE IGUZZINI

 

Cuanto más complejo es un sistema, mayor es la miniaturización.

Este concepto inspirado en el pensamiento urbanístico del arquitecto Paolo Soleri, nos obliga a reflexionar sobre las evoluciones tecnológicas que han caracterizado las últimas décadas del siglo XX y las primeras dos décadas del siglo XXI, cuando a la vez que aumentan las exigencias digitales en un ambiente, se busca cada vez más un espacio limpio y libre de “interferencia”. El mayor desafío de este dilema no solo es ocultar, sino lograr la armonización de todos los elementos para que convivan en un mismo espacio pero de forma “invisible”. Y este reto resulta aún más complejo si nos enfrentamos a un proyecto de sentido cultural, porque además se vuelve necesario respetar su esencia mientras se lo actualiza.

 

Tintoretto en la Scuola Grande di San Rocco – Sala superior – “La última cena”

 

Hace unos días, la Universidad ORT recibió en el campus de Pocitos al Ing. Simone Polenta de la empresa italiana de iluminación iGuzzini, bajo la iniciativa de Lyte Iluminación, para hablar justamente de la modernización de la arquitectura valiéndose de nuevas tecnologías digitales como las luminarias led.

La conferencia se basó en el estudio del caso de la Escuela Grande de San Rocco, en Venecia, y el contenido artístico de las pinturas de Jacopo Tintoretto del siglo XVI, donde se llevó a cabo el rediseño de buena parte de la iluminación. Este trabajo se enmarca en el proyecto Light Is Back, que representa el compromiso de iGuzzini por la innovación social a través del diseño lumínico, motivo por el cual todas las luminarias utilizadas se vendieron a precio de costo con el objetivo de revalorizar el arte comunitario.

 

 

La presentación de la nueva iluminación de las obras de Tintoretto se realizó en la conmemoración por los 500 años del nacimiento del artista italiano, y el proyecto fue diseñado exclusivamente por el arquitecto Alberto Pasetti Bombardella, quien ya tiene amplia experiencia en el mejoramiento de las condiciones actuales de piezas artísticas y patrimonio cultural mediante soluciones de iluminación inteligente.

 

EL PROYECTO

 

La reforma se llevó a cabo en la Sala Capitular, un tesoro artístico invaluable de unos 800 metros cuadrados, repleto de obras de arte de Tintoretto, algunas situadas en su lugar original desde el año 1478. A grandes rasgos, se determinaron tres zonas a iluminar:
1. Los lienzos de las paredes y el techo, caracterizados por un dramático uso de la perspectiva, pinceladas rápidas y contrastes oscuros. Estas piezas de 5 x 4 metros componen una obra grandiosa que abarca dos períodos distintos de la producción artística del pintor: el Antiguo y el Nuevo Testamento.
2. Las alegorías en madera dispuestas alrededor del altar, obras del escultor Francesco Pianta del siglo XVII.
3. La arquitectura, específicamente, el área del altar.

El principal desafío de esta nueva propuesta de iluminación se basó en equilibrar los niveles de luz entre horizontal y vertical, logrando una instalación perfectamente integrada que respetara el ambiente arquitectónico de la Sala Capitular. Los lienzos de Tintoretto, protagonistas absolutos del espacio, exigían un esfuerzo todavía mayor, ya que una buena iluminación de las obras artísticas debe alcanzar la mejor reproducción cromática posible para que puedan diferenciarse no solo los colores sino también los materiales utilizados.

 

 

 

Las fuentes de luz originales se reducían a un conjunto de farolas, lámparas de pie y una iluminación homogénea en la zona del altar. Las forolas fueron los primeros artefactos de luz artificial con candelas en el siglo XV, por lo que la confraternidad de la Escuela pidió especialmente mantenerlas en la sala, habilitando su actualización. También se mantuvieron las históricas lámparas de pie de Mariano Fortuny, dispuestas sobre ambos laterales, aunque sustituyendo sus bombitas halógenas que vertían una iluminación muy poco uniforme con grandes oscuros en las paredes.

Entonces, a partir de las condiciones preexistentes en la habitación, se incorporaron tres áreas principales de instalación: dentro de las lámparas de pie para iluminar los lienzos del techo; a lo largo de las paredes para iluminar los lienzos verticales, las ventanas de piedra y las alegorías en madera; y en el pavimento adyacente a la baranda del altar.

 

LIENZOS

Para los lienzos se creó un producto especial llamado Módulo Tintoretto de óptica customizada, que permite iluminar de abajo hacia arriba con una uniformidad muy tenue. Este dispositivo se instaló en rieles miniatura de corriente continua de unos 50 centímetros de largo, colocados en la parte superior de la balaustrada de madera a lo largo del pasillo.

 

 

Por otra parte, las trece obras del techo inspiradas en la Biblia se iluminaron con luz de acento con proyectores instalados en las lámparas de pie, que crean una iluminación indirecta y uniforme en todo el espacio. Así se obtiene un efecto de luz perfecto sin anillos y difuso toda el área superior.

 

 

Con el nuevo sistema, las obras de Tintoretto acentúan sus colores y pinceladas, mientras que la iluminación entre las paredes y el techo se equilibra al evitar zonas en excesiva penumbra. El resultado es una luz semirrasante que logra una mejor distribución luminosa y un efecto suavemente dramático.

 

 

Además, teniendo en cuenta que el espacio se puede alquilar para eventos comunitarios especiales las luces de las lámparas contienen tecnología RGBW, que permite variar la temperatura de color según la ocasión.

 

ALEGORÍAS EN MADERA

Estas obras se iluminaron con un producto de catálogo incrustado en los mismos rieles utilizados para los lienzos. Además, teniendo en cuenta los objetos tridimensionales necesitan al menos dos puntos de luz para generar profundidad, se colocaron dos focos por pieza, logrando una iluminación que destaca el contorno de las figuras, de atrás hacia adelante.

 

 

ALTAR

A través de la nueva iluminación se logra una jerarquía visual de los elementos dispuestos en el altar, desarrollando un doble flujo luminoso compuesto por una luz velada difusa sobre el conjunto de la superficie vertical y luz recortada para resaltar los bajorrelieves de los armarios, increíblemente tallados por Giovanni Marchiori entre 1741 y 1743. Aquí se encuentran los únicos dos productos que están a la vista del público (aunque camuflados por su color blanco sobre mármol claro), iluminando las dos esculturas de entrada al altar.

 

 

Además, todos los dispositivos están controlados por atenuadores para equilibrar el brillo de los flujos de luz con la atmósfera general, pudiendo encenderlos individual y gradualmente mediante un sistema de control remoto Dali.

 

Antes

Después

 

No hay dudas de que la iluminación es una solución que permite revalorizar la arquitectura, y la intervención de iGuzzini en la Escuela Grande de San Rocco es prueba fehaciente. No solo a nivel estético, sino también funcional, ya que la naturaleza electrónica de estas nanotecnologías logra además transformar la corriente eléctrica directamente en luz, maximizando la eficacia energética. Hablamos de un ahorro de entre el 40 y el 80 por ciento de los consumos con respecto a las instalaciones realizadas con lámparas tradicionales; y en este sentido, el microtamaño de los nuevos artefactos parece ser la solución mágica para los profesionales del rubro que están obligados a pensar en modo sustentable.

 

 

Compartí en las redes