Mosa Meat: Cómo obtener millones de hamburguesas de una sola vaca, sin matarla*

14/07/2021 | Actualidad

Mosa Meat: Cómo obtener millones de hamburguesas de una sola vaca, sin matarla*

14/07/21 | Actualidad, Apps | Tech

Mosa Meat: Cómo obtener millones de hamburguesas de una sola vaca, sin matarla*

14/07/21 | Actualidad, Apps | Tech

Mosa Meat se promueve como la forma pionera, limpia y amable de elaboración de carne. Sus productos no saben “igual que” la carne. Son carne de verdad. Carne de vaca real que rezuma y chisporrotea con grasas y jugos reales.

En 2013, su director científico, el profesor Mark Post, presentó la primera hamburguesa de carne cultivada del mundo en una conferencia de prensa repleta de público en Londres. La hamburguesa se cosechó directamente de las células de la vaca, en lugar de criar y sacrificar un animal completo. Fue el resultado de años de investigación en la Universidad de Maastricht y costó 250.000 €. El esfuerzo fue financiado por Sergey Brin, cofundador de Google. La motivación fue encontrar un nuevo método para hacer carne real para alimentar a una población en rápido crecimiento de una manera sostenible, saludable y respetuosa con los animales. Tras el éxito de la primera hamburguesa, se crea Mosa Meat para comercializar carne cultivada (también conocida como carne limpia, cultivada o a base de células) y llevarla a los platos en todas partes. En los últimos años, se han logrado importantes avances científicos y se ha reducido considerablemente el precio. Ahora se enfocan en ampliar el proceso de producción y lanzar sus primeros productos al mercado.

………………………..

Mosa Meat es una empresa holandesa de tecnología alimentaria , con sede en Maastricht que crea métodos de producción para carne cultivada. Fue fundada oficialmente en octubre de 2015,  por Mark Post y Peter Verstrate. Post es profesor de fisiología vascular en la Universidad de Maastricht y se desempeña como director científico de Mosa Meat. Verstrate es CEO de Mosa Meat y tiene experiencia en la industria de la carne procesada , ocupando diferentes puestos en Sara Lee Corporation , Ahold , Smithfield Foods ,Campofrío Food Group , Jack Links y Hulshof Protein Technologies.

 

En julio de 2018 recaudaron una ronda de financiación Serie A de 7,5 millones de euros, dirigida por M Ventures y Bell Food Group.

Estiman que la disponibilidad comercial de carne cultivada podría ocurrir a fines de 2021 para restaurantes de alta gama al principio.

Igualmente saben que para ponerla al alcance del público en general con costos competitivos con respecto a la carne tradicional, se requiere de una cadena logística y de producción que excede su alcance con lo que requeriría de asociaciones o alianzas estratégicas en diversos sectores.

 

 

CONCEPTO

¿Qué es la carne cultivada?

También conocida como “carne a base de células”, “carne limpia” o “sin sacrificio”, es lo mismo que la carne normal, pero se produce de forma diferente. La carne está hecha de tejido muscular y graso, que normalmente obtenemos al sacrificar animales. Pero en lugar de sacrificar un animal, también podemos cultivar este mismo tejido directamente a partir de células animales, y esto es lo que es la carne cultivada. La carne cultivada no es un sustituto de origen vegetal (como Impossible Burger o Beyond Burger). Más bien, es carne real que bajo un microscopio es indistinguible de la carne que proviene de un vaca, cerdo o pollo sacrificado.

Para hacer decenas de miles de hamburguesas, todo lo que se necesita de una vaca es una muestra de células pequeñas. No se requiere sacrificio y se destinan muchas menos vacas.

COSTO INICIAL

La primera hamburguesa costó 250.000 € para producir. Fue financiado por Sergey Brin, cofundador de Google, quien comparte con la firma, preocupaciones sobre los impactos ambientales y en el bienestar animal de la producción de carne de ganado. La hamburguesa era así de cara en 2013 porque en ese entonces se producía a una escala muy pequeña.

¿POR QUÉ SE NECESITA CARNE CULTIVADA?

Por dos razones. La carne cultivada podría resolver la crisis alimentaria que se avecina y ayudar a combatir el cambio climático.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estima que la demanda mundial de carne aumentará en un 70% para 2050, y los métodos de producción actuales no son sostenibles. Si queremos proporcionar carne para la población en crecimiento, necesitamos un método de producción más eficiente.

Además, el ganado contribuye de manera significativa al calentamiento global a través de liberaciones descontroladas de metano, un gas de efecto invernadero entre 20 y 30 veces más potente que el dióxido de carbono. Se proyecta que la producción de carne cultivada podría generar emisiones de gases de efecto invernadero significativamente menores, ayudándonos a evitar las desastrosas consecuencias del cambio climático.

 

 

SABOR

¿A qué sabe esto?

¡Como carne! El objetivo es que la carne sea molecularmente igual a la carne normal, lo que significa que sabrá igual.

PROCESO

¿Cómo se hace? El primer paso es tomar algunas células de un animal, como una vaca si estamos haciendo carne. Esto esta hecho por un veterinario, que utiliza una pequeña biopsia para tomar una pequeña muestra de células (no se causa daño al animal). Las células que se extraen son células madre. Estas son células “indiferenciadas” que tienen la capacidad multiplicarse y convertirse en otro tipo de célula, como un músculo o una célula adiposa. Las células madre se alimentan con nutrientes y factores de crecimiento (proteínas naturales que promueven la crecimiento). Esto hace que proliferen, hasta que se obtienen billones de células. Este crecimiento tiene lugar en un recipiente llamado “biorreactor”, que se parece a los tanques en los que se fermenta la cerveza. Una vez que se logran  muchas células indiferenciadas, el siguiente paso es que se conviertan en células musculares o grasas. Para desencadenar esta transformación, se deja de alimentar a las células con los factores de crecimiento, y esto provoca que se empiezan a diferenciar de forma natural. En esta etapa, todavía hay muchas células sueltas. Pero la carne está hecha de tejido muscular, es decir, mucha células musculares que están organizadas en una estructura (una fibra muscular). Entonces, el siguiente paso es que las células formen tejidos. Para hacer tejido muscular, se colocan las células musculares en un andamio de gel y, con este soporte estructural, las células musculares comienzan a contraerse de forma natural, aumentar de volumen y formar fibras musculares. Cuando se juntan todas las fibras musculares (alrededor de 20.000 fibras para una hamburguesa) y agregamos la grasa, se obtiene la carne!

Luego, la carne se puede procesar utilizando tecnologías alimentarias estándar. Por ejemplo, se la puede procesar a través de una picadora para hacer carne molida. Debido a que es carne real, tiene las mismas propiedades a las que estamos acostumbrados de la carne convencional.  Por ejemplo, “sangra” como la carne convencional, y chisporrotea y se dora cuando se cocina.

NATURAL vs ARTIFICIAL

Si, es natural.  La carne cultivada es lo mismo que la carne convencional pero, en lugar de sacrificar un animal completo, se produce la carne mediante el crecimiento de células animales.

La carne cultivada no es un sustituto de origen vegetal. Más bien, es carne real que bajo un microscopio es indistinguible del tejido cárnico que proviene de una vaca, un cerdo o un pollo.

Hay una reacción inicial de muchas personas de que la carne “cultivada en laboratorio” no es natural, y eso es completamente comprensible. Pero el proceso fundamental del crecimiento de las células es en realidad el mismo proceso, simplemente ocurre fuera del cuerpo del animal. Además, es fácil ver que la carne convencional en sí misma ya no es realmente natural. Los animales de granja que comemos hoy han sido criados selectivamente para tener características muy diferentes de sus ancestros salvajes. Además, la mayor parte de la carne proviene de granjas industriales, donde se crían animales. en condiciones muy antinaturales. Además, se les alimenta con concentrados, antibióticos y, en algunos casos, hormonas estimulantes del crecimiento artificial. Por el contrario, no necesitamos utilizar antibióticos u hormonas de crecimiento para producir carne cultivada.

SEGURIDAD e HIGIENE

¿Es seguro comer? Sí lo es. La carne cultivada será probada rigurosamente por las autoridades reguladoras, y solo será permitido en el mercado si los reguladores están convencidos de que es absolutamente seguro. De hecho, es posible que la carne cultivada sea más segura que la carne convencional porque se fabricará en un entorno más limpio. Los mataderos no son estériles y es común, por por ejemplo, que las heces entren en contacto con la carne. Por el contrario, se producirá carne cultivada en un ambiente estéril, lo que reduce el riesgo de contaminación por bacterias.

 

CARNÍVORO vs VEGANO

¿No es mejor desarrollar sustitutos a base de plantas?

El objetivo es reducir los efectos nocivos de la ganadería. Una solución es cambiar a dietas a base de plantas, y es emocionante ver la creciente popularidad de los alimentos a base de plantas.

Sin embargo,  preocupa que muchas personas no quieran volverse vegetarianas o veganas. Por lo tanto, se deben analizar todas las vías posibles para reducir la ganadería, incluida la carne cultivada.

 

 

GENÉTICA

¿Está modificado genéticamente?

No sufre ninguna modificación genética. Como las células hacen lo que harían dentro del cuerpo de un animal, no es necesario modificarlas. Además, los alimentos transgénicos están prohibidos en gran parte de Europa, donde tiene su sede Mosa Meat.

 

VERSATILIDAD

¿Puedes hacer diferentes tipos de carne? Sí, teóricamente se puede hacer carne cultivada a partir de cualquier animal que tenga células madre que puedan convertirse en células musculares y grasas. Hasta donde se sabe, ese es el caso de todos los animales que comemos comúnmente, incluyendo vacas, cerdos, pollos y peces.

 

DISPONIBILIDAD EN MERCADOS

¿Cuándo estará disponible para comprar?

El objetivo es una primera introducción al mercado en los próximos años. Es muy difícil comprometerse con un marco de tiempo en particular porque todavía existen algunas incógnitas científicas y factores fuera de nuestro control (como el proceso regulatorio). Es probable que la primera introducción sea a pequeña escala. Varios años después, nuestro objetivo es estar ampliamente disponibles en restaurantes y supermercados.

 

ACEPTACIÓN

¿Lo aceptará el consumidor?

Se han realizado varias encuestas en varios países europeos y en los EE. UU. Con una variedad de resultados (que indican que tan solo el 20% o hasta el 90% de los consumidores probarán la carne cultivada). Incluso el 20% del público es un enorme mercado de pioneros en adoptar. Estamos seguros de que cuando el producto es de alta calidad y tiene un precio competitivo, los beneficios atraerán ampliamente a los consumidores.

 

IDEA PRELIMINAR

¿Cómo surgió la idea de la carne cultivada? La idea es bastante antigua. En 1931, Winston Churchill escribió un artículo en el que imaginaba la mundo “Cincuenta años después”. Escribió sobre el futuro que: “Vamos a escapar del absurdo de hacer crecer un pollo entero para comer la pechuga o el ala, cultivando estas partes por separado bajo un medio”. Varias décadas después, un empresario holandés llamado Willem van Eelen, que poseía la primera patente de la producción de carne cultivada, comenzó a hacer campaña con entusiasmo por el avance de esta tecnología. Motivó a científicos de universidades holandesas, incluido el CSO Prof Mark Post, como así como representantes de una empresa de procesamiento de carne (Stegeman, representada por Mosa Meat, Peter Verstrate) para desarrollar un programa y obtener financiación del gobierno holandés. El llamado “Proyecto InVitroMeat” se inició en 2004. Durante el proyecto, Mark y Peter se vieron tan entusiasmados con la idea que decidieron recaudar el dinero para crear la primera hamburguesa cultivada. Sergey Brin, cofundador de Google, hizo una importante donación para financiar el proyecto y un equipo de científicos en Maastricht pasó meses creando la hamburguesa. Fue presentado en 2013 en una conferencia de prensa en Londres, un evento que ayudó a desencadenar el surgimiento de la creciente industria de la carne cultivada.

 

ALCANCE

¿Qué tan grande es el mercado de la carne? A nivel mundial, se producen más de 300 millones de toneladas de carne para el consumo cada año a un valor de casi un billón de dólares estadounidenses. Además, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación estima que el consumo de carne será del 70% más alto que el nivel actual para 2050. En consonancia con esto, la Organización Mundial de la Salud proyecta carne la demanda se duplicará en los próximos 40 años. Esta creciente demanda está impulsada por el crecimiento de la población mundial, así como por una creciente clase media en el mundo en desarrollo.

COMPETENCIA

¿Cuántas empresas de carne cultivada hay?

El sector está creciendo rápidamente y están surgiendo muchas nuevas empresas. Desde  2019, hay alrededor de 30 empresas de cultivo cárnico (que trabajan en  carne de vacunos, pescado, pollo y cerdo), con sede en Estados Unidos, Europa e Israel.

¿Ven productos de origen vegetal como Impossible Burger como competidores?

Los nuevos productos de alta tecnología a base de plantas como Impossible Burger son un complemento de la carne cultivada. Hay un entusiasmo con la posibilidad de que las personas reemplacen parte de su dieta de carne con sustitutos sostenibles a base de plantas, pero también se cree que algunas personas seguirán queriendo comer carne. Por lo tanto,  habrá una enorme demanda de productos cárnicos cultivados.

¿ACEPTABLE PARA VEGANOS?

Esto quizás dependa de cómo se defina “vegetariano” y “vegano”. Si se toma simplemente como no consumir carne y productos lácteos entonces la respuesta es “no” – después de todo, la carne cultivada es carne.

Sin embargo, muchas personas vegetarianas o veganas no se oponen a la carne en sí misma, sino los problemas éticos asociados con su producción. Como la carne cultivada no requiere trato inhumano o sacrificio de cualquier animal, ni tiene los mismos impactos ambientales como carne de ganado, puede ser aceptable para muchos vegetarianos y veganos. El verdadero objetivo, sin embargo, es proporcionar carne sostenible y respetuosa con los animales para la mayoría de los que actualmente comen carne, ya que esto tendrá el mayor efecto en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, daño ambiental y sufrimiento animal.

REACCIONES EN LA INDUSTRIA

¿Cómo ha reaccionado la industria cárnica a la carne cultivada? La industria de la carne reconoce que la ganadería no podrá satisfacer plenamente el aumento global demanda de carne, y las empresas cárnicas buscan diversificar la gama de proteínas que producen. Mosa Meat y otras empresas cárnicas cultivadas han recibido inversiones de algunos de los mayores empresas cárnicas. El objetivo es trabajar con empresas cárnicas para llevar carne cultivada al mercado. tan ampliamente y tan pronto como sea posible.

¿QUÉ PASARÁ CON LOS AGRICULTORES?

¿La carne cultivada dejará a los agricultores sin trabajo? Si se adopta ampliamente, la carne cultivada cambiará la forma en que se organiza la producción de carne y hará obsoletos algunos trabajos agrícolas. Esto no sucederá al instante, por lo que habrá tiempo para realizar la transición. Afortunadamente, quienes trabajan en la industria ganadera pueden estar bien posicionados para aprovechar las nuevas oportunidades de mercado de la carne cultivada. Por ejemplo, los agricultores que ya producen instalaciones para animales. puede tener una ventaja en la transición a las instalaciones para células, que será un gran mercado nuevo

 

DESAFÍOS

¿Cuáles son los mayores desafíos para desarrollar carne cultivada como producto de consumo?

En los últimos años, han trabajado duro para mejorar el producto y eliminar los componentes animales utilizados en el proceso de producción (como el suero fetal bovino (FBS), que ahora se ha eliminado del medio de cultivo celular).

El próximo gran desafío científico y de ingeniería es crear un sistema de producción escalable. Ahora están  trabajando en diseñarlo e implementarlo en la primera fábrica piloto.

En cuanto a las oportunidades, startups de este tipo han visto incrementado su valor o visibilidad luego de la pandemia de Coronavirus. Al tratarse de procesos de elaboración de comida en ambientes controlados en cuanto a seguridad e higiene, puede que este factor también sea un plus de ahora en más para incluir en las ventajas de estos productos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuentes:  * Dirk Janssen, Mosa Meat

 

Compartí en las redes