¿Puede esculpirse una ola?

15/05/2020 | Actualidad

¿Puede esculpirse una ola?

15/05/20 | Actualidad, Ingenieria

¿Puede esculpirse una ola?

15/05/20 | Actualidad, Ingenieria

 

El sueño de la réplica de la ola perfecta a imagen y semejanza de las oceánicas es el sueño de todo surfista profesional. Para ello se ha experimentado a lo largo de la historia con numerosas tecnologías y procedimientos para generarlas.

La mayoría de los parques con piscinas para práctica de surf con olas artificiales tienen un formato lineal donde quienes montan las olas hacen un recorrido paralelo a los bordes, y perpendicular a donde se origina la onda expansiva. Pero este caso lo hace en forma radial, con un fondo esculpido con desniveles variando profundidades

Las primeras olas de la nueva piscina de Surf Lakes demuestran que el sistema -aunque todavía tiene mucho que mejorar- es totalmente funcional e innovador.

 

 

La ola artificial que se ha instalado en la localidad de Yeppoon (Australia) genera una onda de 360º que puede llegar a generar 2.400 olas por hora.

 

 

¿Qué sabemos de esta ola?

_ Que funciona con un enorme émbolo de 1.400 toneladas que genera una onda de 360º.

_ Dicha onda se convierte en varios tipos de ola en función del fondo de cada zona. Según explican en Surf30, por ejemplo, los visitantes pueden elegir entre “The Beach Break” (principiantes), “Occy’s” (una ola inspirada en Duranbah, la ola favorita de Occhilupo), “The Point” (rápida) y “The Wedge” (para los más expertos).

_ Dicen que el coste de generar 10 olas en Surf Lakes es el mismo que una en la piscina de Kelly Slater.

_ El punto más profundo de la piscina mide 10 metros.

_ Contiene 80 megalitros de agua.

_ Occy, su cara más visible, cayó en la primera ola que probó (igual que Kelly en la suya)

_ Actualmente no genera olas de más de medio metro y los sets de 3 olas, pero su versión comercial llegará hasta los 2,5 metros y lanzaría sets de 6 olas.

_ Aseguran que pueden lanzar una ola circular cada 6 segundos, rompiendo en 8 fondos distintos y por tanto generando 8 olas a la vez. Eso significan 80 olas por minuto y 4.800 por hora, aunque contando que cada cierto tiempo hay un descanso de la maquinaria, se queda en 2.400 olas por hora.

_ Las olas pueden medir hasta los 2,5 metros.

La empresa ha producido renders con fines comerciales para mostrar a los medios o captar licenciatarios de la tecnología para instalar en resorts o parques de agua, a nivel global. Un negocio mundial con las piscinas de olas artificiales como centros de entretenimiento para las cuales ya han recibido propuestas de interés desde USA, Vietnam, Fiji, Portugal, Medio Oriente, Europa, Brasil y Australia.

 

 

El predio de Yeppoon sin embargo, no tendrá ningún edificio y se mantendrá como centro de pruebas y demostraciones.

El CEO y fundador de la firma, Aaron Travis ha contratado a campeones mundiales de surf como Mark Occhilupo y Barton Lynch para probar las instalaciones y difundir el diferencial del concepto.

 

 

 

Surf Lakes Gold Coast en Australia es un parque en construcción (previsto inaugurar en 2021) donde se expondrá pública y comercialmente el uso de este sistema. Con un estimado de 2.5 millones de surfers recreacionales, Australia tiene el ratio más alto del mundo de practicantes de este deporte per cápita y es el lugar lógico para comenzar operaciones. Además se preven programas adicionales educativos en la disciplina, oportunidades de negocios complementarios, aumento del turismo en determinadas áreas, entre otras consecuencias proyectadas.

Pero el arte de producir olas artificialmente no es nuevo sino que data de la época de la gran depresión, e incluso en el siglo XIX cuando el rey Ludwig II de Bavaria electrificó uno de sus lagos privados para crear olas artificiales. Más tarde, en 1929 en Munich se instala la primera experiencia, a la que le siguen otras como en 1936,  Gellért Baths en Budapest. En 1939 en Wembley se abrió un sistema de olas artificiales en una piscina pública, y fueron seguidos por numerosos parques inaugurados hasta hoy en día.

 

 

Acá un resumen de la historia de los sistemas de olas artificiales:

 

Kelly Slater, múltiple campeón mundial de la disciplina se asoció con Adam Fincham, ingeniero en mecánica de fluídos de la Universidad del Sur de California para fundar “Kelly Slater Wave Company (KSWC)”  y “Surf Ranch” en California, el que se dice es una de las mejores piscinas con olas artificiales del mundo. Puede darse el gusto de experimentarla por el módico precio de U$S 10.000.

 

 

 

 

 

Otros recursos para generación de olas artificiales son la creación de arrecifes artificiales de los cuales hay variadas experiencias con materiales sintéticos, inflables, bolsas de arena, etc.

 

 

 

Fuentes: Surfertoday, Urbn Surf, Pressebox, Kelly Slater Wave co, Wired, Wave pool Mag, Stab magazine, Surfer, Science Magazine, Tracks Mag, ASR New Zealand.

 

 

Compartí en las redes