Supergráficos: cómo el color, las imágenes y la tipografía pueden transformar los espacios públicos

05/08/2020 | Actualidad

Supergráficos: cómo el color, las imágenes y la tipografía pueden transformar los espacios públicos

5/08/20 | Actualidad

Supergráficos: cómo el color, las imágenes y la tipografía pueden transformar los espacios públicos

5/08/20 | Actualidad

 

En forma abreviada, Supergráficos describiría simplemente, grandes gráficos en un entorno arquitectónico. En formato menos breve,  citaríamos al crítico de diseño C. Ray Smith (1929-1988) como el autor que acuñó el término por primera vez en la década de 1960, un término acuñado en la teoría arquitectónica que enfatiza el uso de la forma gráfica y el color como un experimento espacial, en lugar de decorativo. Puede encontrarse antecedentes en Tokio con edificios icónicos de Minoru Takeyama Ichiban kan (1969) y Niban kan (1970) en Shinjuku, los padres de los Supergraphics de hoy en día.

 

 

Utilizando uno de los prefijos “super”, la influyente diseñadora gráfica Barbara Stauffacher Solomon asume su llegada a Supergraphics durante su inicio:

“En un mundo con exuberancia sobrealimentada, súper intensa, combiné el entusiasmo del expresionismo abstracto de gran tamaño de California con gráficos suizos de vanguardia, y terminé con supergrafías, superfluas y superficiales.”

 

 

Durante las décadas de 1960 y 1970, lo que caracterizó a Supergraphics fue el uso de rayas y flechas; de zigzags y diagonales; de patrones que se doblan en las esquinas; de paletas y contrastes llamativos; de tipografía que apenas podría contenerse a la escala del edificio; y destacando la superficie de un edificio como un lienzo independiente de la estructura con el uso de grandes gráficos pintados.

 

 

Los gráficos efectivos pueden transformar la forma en que entendemos el espacio. Como información visual que combina imágenes, palabras e ideas, los gráficos están diseñados para producir efectos e interpretaciones específicas. Conocidos como gráficos ambientales, este tipo de información puede incluir la orientación, la marca o la configuración del espacio. El arte de hacer carteles ambientales trasciende la historia y el entorno local, pero las técnicas modernas han evolucionado para abarcar pantallas de datos digitales, contenido interactivo, entornos temáticos virtuales o aumentados e interfaces de ciudad inteligente integradas.

Para cualquier viajero que se haya encontrado siguiendo una banda de color brillante en el piso de una gran estación de tren para encontrar su plataforma de conexión, Environmental Graphics es una aplicación muy práctica de Supergraphics.

 

 

También es importante tener en cuenta que, dado que Supergraphics se ha alejado de la teoría arquitectónica, otras disciplinas (arte de instalación, arte público y arte callejero, por nombrar algunas) han incorporado cada vez más el entorno construido en sus obras. Las obras de arte de estas disciplinas ahora podrían caer en la categoría más amplia de Supergraphics, como se entiende hoy, y se hace de manera inconsciente.

Los avances tecnológicos también influyen en cómo nosotros y nuestros dispositivos leemos nuestro entorno. Aunque las siguientes fotos incluyen principalmente ejemplos estáticos, los gráficos animados que se encuentran en las pantallas exteriores también podrían verse como una extensión de cómo Supergraphics puede reescribir la superficie de los edificios.

 

 

La cara de este edificio de cinco pisos en Tachikawa se describe mejor como un proyecto arquitectónico interactivo.
Diseñados por Terada Design Architects, cubrieron su superficie con un patrón gráfico hecho para incorporar tecnología de telefonía móvil.Parece un código QR. Si está asumiendo que todo el frente del edificio es un hipervínculo gigante y escaneable que lo lleva directamente al sitio web de N Building, estaría en lo cierto. Pero cuando N Building abrió por primera vez, también hizo más que eso.

 

En este ejemplo en Tachikawa, el código en sí permitió a los transeúntes usar sus teléfonos para navegar por la información de la tienda, hacer reservas y descargar cupones. En consulta con Nao Tokui y Alexander Reeder del colectivo de diseño Qosmo, cuando se inauguró N Building, también se podían leer las transmisiones en vivo de Twitter de aquellos que tuiteaban dentro del edificio.

 

 

En este sentido, los Supergraphics de N Building fueron un ejemplo de realidad aumentada: un entorno físico cuyos elementos se complementaron con entradas generadas por computadora. Qosmo superpuso una capa virtual sobre la superficie de N Building.

Si bien el término Supergráfico (Supergraphics) se usa para describir gráficos, tipografía e imágenes a gran escala que adornan paredes u otras superficies grandes, la variedad es que la aplicación se ha expandido en los últimos años.

Ahora, la supergrafía se utiliza para alegrar las salas de los hospitales, los salones escolares, los centros comunitarios y los espacios públicos. Las indicaciones ingeniosas e intrincadas y los gráficos llevan a los visitantes a través de estaciones de tren y espacios de galerías, o enormes murales ilustrativos hacen una declaración política cuando se imprimen en la pared de un edificio en ruinas en una parte destartalada de una ciudad.

 

 

Desde la señalización del metro de la Ciudad de México de Lance Wyman hasta los gráficos de Morag Myerscough para el Hospital de Niños Sheffield , el impacto de dicho trabajo no debe subestimarse. Este diseño no solo se ha utilizado para ayudar a navegar, informar y proporcionar claridad, sino también para alegrar a las personas.

“Algunas personas piensan que la supergrafía es una gran obra de arte en el costado de un edificio”, dice el autor del libro  The Field Guide to  Supergraphics,  Sean Adams , cofundador de la firma de diseño AdamsMorioka, que ahora enseña en el Art Center College of Design en Pasadena, California. “Eso comienza a caer en la categoría de arte callejero. Quería que esto se enfocara más en el trabajo que los arquitectos, diseñadores y artistas hicieron a propósito para que un cliente contratara un espacio, para cambiar la cultura de un espacio “.

……………………………

“Si aprendí algo al trabajar en este libro es que el diseño tiene el poder de cambiar el entorno existente y su mensaje. No se trata de pintar algo de un color grande y bonito; se trata de mirar realmente el contexto del espacio, los problemas que tiene y abordarlos. El color y la forma pueden modificar completamente una estructura.”

……………………………

 

“El diseño puede ser de gran ayuda. La arquitectura es claramente la base de eso, pero tener un diseñador que venga y superponga eso con ideas que apoyen a la comunidad realmente cambia todo. Todos hemos estado en espacios que son grises, aburridos y miserables. Transformar el espacio puede hacer que las personas se sientan conectadas a él. Ese es el poder de la supergrafía, en lugar de simplemente hacer que las cosas se vean atractivas.”

 

 

……………………………………

 

En Montevideo se destaca en los últimos tiempos, la realización de varios murales por el  Colectivo Licuado. En el frente de la sala Cinemateca de 18 de Julio, en el Aeropuerto de Carrasco y el Viaducto de Agraciada en el Prado. Esta última fue proyectada junto con vecinos y organizaciones del Centro Comunal Zonal (CCZ) 14 del municipio A. La iniciativa contó con el aval de la Intendencia de Montevideo.

 

 

Compartí en las redes