Cuatro hoteles con carácter en Copenhague

24/07/2019 | Actualidad

Cuatro hoteles con carácter en Copenhague

24/07/19 | Actualidad, Arquitectura, Ciudades, Copenhague, Destacados, Diseño, Hoteles, Servicios, travel, viajes

Algunos de los espacios más reveladores del perfil de una ciudad son los hoteles, especialmente aquellos de tipo boutique que se esmeran en diseñar cada rincón con carácter e identidad, propios de cada lugar, o a la inversa, generar sorpresa con ambientes con conceptos fuertes detrás que sirven para diferenciarse de la competencia. Son propuestas que se valen de la arquitectura, el interiorismo, la gastronomía y la atención al huésped como herramientas para generar experiencias memorables.

Hé aquí tres de las más relevantes de Copenhague.

MANON LES SUITES GULDSMEDEN

 

Este hotel es todo lo que uno no espera como alojamiento en el centro de la ciudad: sorprende con impacto visual. Es tal vez uno de los más instagramables puntos de la ciudad escondido detrás de un bloque sin mayor relevancia, un acceso e incluso recepción acotados y discretos. Aunque no se aloje vale la visita por ejemplo a desayunar e iniciar un recorrido: diríjase hacia la cafetería en el piso más alto, desde donde se tienen vistas a la ciudad y en el interior, hacia un espacio de múltiple altura lleno de verde donde varios pisos más abajo los huéspedes nadan en la piscina.

HERMANN K

 

Construído en una estación eléctrica desafectada, sale del diseño danés tradicional para vestirse de industrial y brutalista.

Inaugurado hace un año, tiene un hall de triple altura, luces concentradas, y ambiente moderno fuera de lo tradicional habitual en la ciudad.

 

RADISSON SAS ROYAL HOTEL  

 

Es un hotel de cinco estrellas situado en CopenhagueDinamarca. El arquitecto danés Arne Jacobsen lo diseñó por orden de la compañía aérea escandinava Scandinavian Airlines System (SAS) entre 1956 y 1960.

Jacobsen cuidó hasta el más mínimo detalle del proyecto durante la construcción. Desde los sillones Swan y Egg, o las más raras y exclusivamente diseñadas para esta ocasión sillas “Drop”, los cubiertos,  a los pestillos de puertas , todo fue detalladamente pensado en este entorno que remite a los años de oro de las aerolíneas.

Fue el primer edificio alto de Copenhague, (muy polémico en su momento)  y se resolvió muy a lo Mies con un basamento horizontal y una torre vertical con frente vidriado, muy austero y moderno en esa época, con vistas al cercano jardín Tívoli. Hasta hoy forma parte de la historia y transición arquitectónica de la ciudad.

El programa nace de la necesidad de concentrar en un mismo complejo, una terminal aérea, un hotel y una agencia de viajes, ya que sus necesidades se complementan. El ayuntamiento de la ciudad exigió que se aprovechara al máximo el potencial que ofrecía el emplazamiento.

En los años 70 fue reformado y el entonces manager conservó una de sus habitaciones, la 606 con el mobiliario original que se mantiene hasta hoy como museo e ícono de la historia danesa, la cual puede reservarse con mucha antelación, o si tiene suerte, acceder a un tour por la misma.

 

 

THE KRANE

Uno nunca imaginaría un entorno portuario al pensar en alojamiento de alta gama. Esta experiencia fuera de serie y minimalista es “The Krane”: una antigua grúa convertida en hotel, locación de eventos y reuniones donde el lujo no convencional se encuentra con el espíritu hygge y de aventura de la ciudad. Los interiores de 50m2, firmados por  Mads Møller de  Arcgency, completamente negros son un homenaje al pasado de operaciones para la industria del carbón, reformulados con una austeridad y síntesis excepcionales, al tiempo que un marco sin igual para las vistas panorámicas.

La única habitación, suspendida en el aire, donde funcionara la cabina de máquinas es el alojamiento más exclusivo que encontrará en la ciudad. Complementada por terrazas con vistas del puerto y la zona industrial de Nordhavn, un servicio de concierge, spa y disposición de biciletas para recorrer la ciudad.

 

Compartí en las redes