Proyecto Concurso Centro Cultural Gonzalo “Gonchi” Rodriguez / Arq. Fabián Alejo Parra + GSA Arquitectos (Argentina)

15/01/2021 | Arquitectura

Proyecto Concurso Centro Cultural Gonzalo “Gonchi” Rodriguez / Arq. Fabián Alejo Parra + GSA Arquitectos (Argentina)

15/01/21 | Arquitectura, Arte / Exposiciones, Gestion Cultural, Obras, Portfolio

Proyecto Concurso Centro Cultural Gonzalo “Gonchi” Rodriguez / Arq. Fabián Alejo Parra + GSA Arquitectos (Argentina)

15/01/21 | Arquitectura, Arte / Exposiciones, Gestion Cultural, Obras, Portfolio

 

El programa para el Centro Cultura Gonzalo “Gonchi” Rodriguez (CCGR) no es sencillo, porque conlleva una enorme carga emocional que atraviesa todos los aspectos del proyecto.

En el edificio se amalgaman dos actividades diferentes y ambas son claramente un aporte directo a la comunidad. Por un lado, el Museo de la Movilidad Vial, para informar y crear conciencia sobre los temas relacionados con la seguridad vial; por el otro, un espacio para rescatar, preservar y mantener la memoria de Gonzalo “Gonchi” Rodriguez como ídolo popular, reconocido y recordado por todos los uruguayos. El primero, un espacio tecnológico dirigido a generar conciencia y poner en verdadera magnitud una problemática mundial. El segundo, un espacio dirigido al corazón y a la memoria de todos los uruguayos para poner en valor a uno de sus ídolos, celebrando su vida y sus logros.

 

 

El lugar central del proyecto, lo ocupa el espacio dedicado a celebrar la vida de Gonzalo “Gonchi” Rodriguez. Ubicado en el piso superior, está tratado como un espacio único atravesado por una cinta luminosa que fluye en el espacio y que remite a la traza de un circuito de carreras a la vez que sirve de plataforma para exhibir los autos que forman parte de la colección. El museo fue pensado para inspirar la reflexión y poner en real magnitud la vida y sobre todo el legado de un verdadero ídolo del Uruguay. A través de su vida, el objetivo será resaltar el esfuerzo y los logros de un campeón cuya trayectoria, tuvo un enorme impacto en la vida de toda la nación. Mediante los elementos que componen la colección, será un espacio para recordar, pero sin melancolía, sus éxitos, alegrías, su enorme sonrisa, triunfos y derrotas, es decir, en definitiva, la vida misma de quien dejó una huella imborrable en el país.

 

 

Este legado inspira a la FGR, en la figura de María Fernanda Rodríguez, a trascender el mero recuerdo, para transformarlo en un claro mensaje dirigido a salvar vidas.

El museo de la movilidad es un espacio interactivo destinado a la educación y a trasmitir un claro mensaje de responsabilidad vial. Se estructurará sobre la base de la sucesión de estaciones que conforman el recorrido y presentan diferentes actividades. Contarán con acondicionamiento lumínico y se irán encadenando unas con otras para rematar en un espacio de doble altura que generará la pausa permitiendo reflexionar sobre esta nueva experiencia. Se ubicará en directa relación con el acceso.

 

 

El CCGR se pensó con una imagen reconocible de líneas puras y simples, de alto impacto visual y reconocimiento en la memoria general. La combinación de ambas apunta a transformar el CCGR, en un espacio icónico dentro de la ciudad de Montevideo y un referente a nivel del país. Con una mirada de futuro, se presenta atemporal, despojado de gestos innecesarios y con el objetivo claro de perdurar con elegancia, más allá de modas o tendencias.

Como un auto de competición de líneas exteriores suaves y sencillas, pero con un interior complejo y tecnológico, el edificio se resuelve exteriormente con un volumen de líneas simples que encierra ricos espacios entrelazados permitiendo la interacción entre las áreas del programa.

 

 

Con esta premisa, el proyecto, se resume en un volumen rápidamente comprensible que incluye las salas y el resto de las actividades principales, y un volumen secundario con circulaciones y servicios, ambos rodeados de una piel semitransparente cumpliendo objetivos específicos. Por un lado, la piel funciona como un regulador, un fuelle que tamiza y reduce el impacto de la radiación solar, acondicionando los espacios intermedios y contribuyendo a generar ventilaciones naturales.

Pero también tamiza las vistas, incorpora las transparencias y unifica la imagen reforzando el aspecto etéreo y de liviandad, y de algún modo contribuye a generar cierto misterio que invita a ingresar y recorrerlo.

El volumen se cierra en sus fachadas longitudinales hacia el Lawn Tennis y hacia el “Tajamar”, pero se abre completamente en los extremos, enmarcando el paisaje a través de grandes ventanales generando una relación directa con el entorno. La conexión se ve reforzada con la incorporación de dos espacios exteriores de características muy diferentes que aportan distintas sensaciones, un “anfiteatro” en uno de los extremos y una fuente con cascada del otro. Los espacios de doble altura en los extremos generan expansiones que permiten la observación, la pausa y la contemplación y la reflexión. Entendemos que un museo del siglo 21, debería ser un lugar para la gente y no solo para guardar objetos; es decir un espacio social donde los visitantes pueden tener diferentes experiencias, propias y con otras personas y la aparición de estos espacios va en ese sentido.

 

 

FLEXIBILIDAD 

La flexibilidad es central para edificios de estas características, no solo porque debe permitir adaptarse e incorporar nuevas exposiciones o tecnologías, sino también porque debe aceptar cambios de diagramación que permitan mantener vivo el interés de los visitantes. El “centro cultural” debe poder incorporar y ampliar la oferta de nuevas actividades aun aquellas que se encuentran más allá del tema central con que fue concebido el programa. Para eso el edificio tiene que poder adaptarse, mutar y dar respuesta a las nuevas necesidades. El bar o el extremo opuesto frente a la cascada incorporarán otras actividades que podrían funcionar en simultáneo. Así mismo, la sala de conferencias es absolutamente flexible e incorpora el anfiteatro exterior de manera pasiva, como telón de fondo de cualquier actividad, o de manera activa al abrirse, duplicando su capacidad prevista para permitir otros usos. Estas simples operaciones agregan riqueza y flexibilidad, potenciando los usos y por consiguiente dándole nueva vida al CCGR.

 

INNOVACIÓN

La sustentabilidad abarca desde acondicionamiento pasivo con ventilaciones naturales cruzadas, que permitirán reducir el acondicionamiento activo, a aquellos días de temperaturas extremas. La cubierta de paneles solares esta dirigida a abastecer la energía necesaria para la iluminación interior de luminarias LED de última generación que se complementará con un importante aporte de iluminación natural. Las fuentes de agua distribuidas en el proyecto funcionan como reservorio de agua de lluvia para riego del parque por medio de la utilización de tanques de ralentización.

 

SISTEMA CONSTRUCTIVO

El esquema constructivo combina un sistema prefabricado de vigas y tabiques metálicos que soportan pisos y cubiertas metálicas, sumado a un sistema tradicional de submurales y cimentaciones de hormigón armado. Esta combinación permite trabajar en el terreno a la par que parte del edificio se produce en talleres y se montará en obra reduciendo tiempos y costos.

El hormigón de origen regional, y la estructura metálica, sobre la base de materiales reciclados contribuyen al concepto de sustentabilidad.

 

SOBRE EL PARQUE

El desafío es generar una nueva relación espacial y funcional entre estas dos construcciones que comparten el parque existente del “Tajamar” en Carrasco… La fuente circular, genera movimiento, sonidos, reflejos, agrega frescura y pausa, además de contribuir con el sistema de almacenamiento de agua para riego del parque. La aparición de la “lenteja” circular contribuye a unificar circulaciones, genera un nuevo foco y ordena el parque. El acceso peatonal se resuelve desde la plaza lindante, mientras que el acceso de servicio, se relaciona directamente con el sector donde se instalarán los estacionamientos.

 

EQUIPO

Concurso Internacional por invitación

Centro Cultural Gonzalo “Gonchi” Rodríguez
Carrasco / Montevideo – R. O. U.

Tercer lugar

Equipo de trabajo:
Arq. Fabián Alejo Parra
Arq. Gonzalo Suárez Aboy
Arq. Mariano Pérez Andrich
Arq. Gustavo Otero
Arq. Rocío Fortin Murga
Arq. Nicolás Kazanietz
Arq. Angeles Moroni
Sr. Santiago Segura Barassi
Srta. Stephanie Moon

Equipo de asesores:
Estructura: Ing. Diego Vizzon
Sustentabilidad: Arq. Guillermo Brunzzini
Paisajismo: Florencia Marinot
Museos: Lic. Andres Gribnicow / Asoc. Amigos Museo Bellas Artes –
Telas tensadas: Arq. Gabriel Gabutti /  www.estudiowagg.com.ar
Iluminación: Ing. Carlos Cappiello

 

 

Compartí en las redes