Un recorrido entre castillos milenarios, conventos y bodegas, para disfrutar La Toscana con los cinco sentidos

17/10/2021 | Arquitectura

Un recorrido entre castillos milenarios, conventos y bodegas, para disfrutar La Toscana con los cinco sentidos

17/10/21 | Arquitectura, Ciudades, Destacados, Gestion Cultural, Hoteles, travel

Un recorrido entre castillos milenarios, conventos y bodegas, para disfrutar La Toscana con los cinco sentidos

17/10/21 | Arquitectura, Ciudades, Destacados, Gestion Cultural, Hoteles, travel

 

Si su sueño postergado es digamos….recorrer la Toscana por un mes, en auto, parar en pueblos, castillos y bodegas de la zona, disfrutar de la dieta mediterránea, con oliva, romero y chianti, pasear en bicicleta por los alrededores, charlar con los locales y disfrutar lo mejor de la herencia antigua con comodidades modernas, estos destinos le permitirán planificar ese postergado viaje, en grande.

En definitiva, una experiencia que garantiza un disfrute con los cinco sentidos, conexión con la naturaleza, oficios artesanales, hospitalidad a medida y arquitectura milenaria, en el epicentro de un territorio con tantas atracciones como tiempo y presupuesto se disponga para la tarea de exploración.

Desde establecimientos recientemente inaugurados a otros operativos desde hace tiempo, el panorama es dinámico y garantiza siempre, novedad y sorpresa en gran escala.

 

Castello di Reschio

La región estuvo en su día estuvo bajo el dominio etrusco y los indicios de la construcción de este castillo se remontan al año 900. Las primeras escrituras corresponden a la familia de los Marchesi Dal Monte Santa Maria y en el año 1355 quedó bajo la influencia de Sacro Imperio Romano Germánico. Pasó por varios propietarios durante los siglos posteriores – con su consecuente y progresivo deterioro–  hasta que en la década de los 90, concretamente en 1994, el Conde Antonio Bolza y su mujer Angelika se hicieron con la propiedad con la intención de devolverle el esplendor con el que tanto había gozado antaño y como enclave donde refugiarse durante sus vacaciones.

El Conde Benedikt Bolza y su familia han convertido este castillo de 1.000 años de antigüedad en el Hotel Castello di Reschio, creando incluso muebles a medida para sus 36 suites, restaurante y spa.

El Hotel Castello di Reschio, (que recibe a sus primeros huéspedes en la primavera de 2021), se encuentra dentro de la extensa finca Reschio, en la frontera entre Umbría y Toscana, salpicada de granjas.

Los edificios derruidos fueron restaurados lentamente en casas privadas por su hijo Benedikt y su nuera Donna, antes de que centraran su atención en el impresionante castillo de 1000 años de antigüedad y las estructuras circundantes del sitio.

 

 

La familia vivió en el “castello” de piedra durante una década mientras trabajaban para proteger y restaurar la arquitectura, para luego crear interiores que respetan el edificio antiguo y ofrecen comodidades modernas.

 

 

Algunas habitaciones tienen vistas al jardín del patio central, otras dan a las colinas, y otras seis suites fueron construídas junto a la iglesia parroquial. Todas las habitaciones estaban decoradas con ladrillos de terracota o pisos de madera, cortinas de lino cosidas a mano, telas italianas y tocadores de latón y mármol de fabricación local.

 

 

Benedikt Bolza también diseñó y fabricó camas e iluminación a medida para el hotel a través de su propia marca de muebles, BB para Reschio . Estos se mezclan con retratos, fotos y otras curiosidades de los mercados de antigüedades locales.

 

 

“Benedikt ha adoptado un enfoque orgánico del diseño, defendiendo la artesanía local y creando espacios pensativos y caprichosos que están llenos de comodidad e ingenio, mientras homenajea ingeniosamente a los fascinantes personajes que alguna vez residieron dentro de los muros del castillo”, dijo la familia.

La suite Tower, a la que se accede por la entrada del castillo y se distribuye en cinco niveles, cuenta con dos dormitorios, una sala de estar, un estudio y un jardín en la azotea con una bañera al aire libre.

 

 

Las opciones gastronómicas para los huéspedes incluyen el Ristorante Al Castello, ubicado en las murallas occidentales del castillo y que sirve platos italianos elaborados con productos cultivados en la finca.

 

 

El verde Palm Court es una nueva adición estructural inspirada en los invernaderos victorianos de hierro y vidrio, que está diseñado como un espacio para leer, conversar o disfrutar de pasteles y cócteles del bar adyacente. Otra alternativa es Il Torrino, la torre de vigilancia reconvertida que sirve comidas ligeras y bebidas, y tiene vistas a una piscina ovalada.

 

 

El spa del hotel está situado en el sótano abovedado de piedra, donde los hammams, saunas y piscinas de inmersión se iluminan de forma atmosférica con fragmentos de luz solar a través de las ranuras de flecha y las ventanas.

 

 

Los huéspedes que busquen una experiencia más activa pueden explorar la finca a pie o en bicicleta, o tomar clases de equitación en el Centro Ecuestre.

 

 

Muchos de los pueblos y ciudades históricos de la región también se encuentran a poca distancia en automóvil, para aquellos que deseen explorar más lejos.

Este es uno de los ejemplos de castillos y edificios antiguos de toda Italia que se han convertido en alojamiento para huéspedes manteniendo su encanto y carácter originales.

 

Torre di Moravola 

Otro ejemplo, también en Umbría, es una torre de vigilancia del siglo XII con vistas a la campiña de Umbría que fue reconstruida y convertida en un refugio de vacaciones.

 

 

 

Esta torre de vigilancia del siglo XII con vistas a la campiña de Umbría fue transformada en un refugio de vacaciones por el arquitecto Christopher Chong. Originalmente construido para supervisar las comunas vecinas en conflicto de Montone y Umbertide en el centro de Italia, ha sido resucitado para albergar siete suites de varios tamaños con entretenimiento compartido y espacios al aire libre.

Chong y su socio Seonaid Mackenzie compraron la Torre di Moravola  en ruinas, sin un techo y algunas paredes, y pasaron seis años haciendo que la estructura fuera segura y luego habitable.

“Establecer la estabilidad estructural de la torre, mientras se eliminan todos los escombros que se habían acumulado de las paredes y los techos colapsados, era bastante peligroso, ya que nunca se sabía con certeza si habría un colapso de la pared”, expresaron Chong y Mackenzie.

“Los beneficios de la estructura fueron que tenía muchas características históricas y a medida que emergía y que se retiraban lentamente los árboles y arbustos que la rodeaban, emergió con un gran aspecto”, relataron.

Se insertaron elementos de acero y hormigón para ayudar a estabilizar el edificio y contrastar con la mampostería.

 

 

“Mientras se construía, el hecho de que ningún muro fuera recto o perpendicular significaba que se requería una evaluación continua y una nueva medición de la estructura”, dijeron.

Los huéspedes llegan a la torre medieval desde un largo camino de grava que culmina en una plaza circular al norte de la propiedad. Los escalones que abrazan el costado del muro de piedra conducen a espacios de vida comunes, a los que también se puede acceder desde una escalera de metal con peldaños de vidrio translúcido que ascienden por un atrio con elementos de hormigón.

 

 

Las entradas en la planta baja proporcionan rutas a las áreas de comedor y cocina. Los atrios a ambos lados de la torre central permiten que la luz del día se filtre en las áreas públicas y extraiga aire fresco desde los pasajes inferiores hasta el techo.

Un espacio de doble altura ocupa la parte superior de la torre, proporcionando un área de estar para la suite principal más una biblioteca en el entrepiso de acero, que se introdujo para reforzar la estructura.

Dependencias, jardines, terrazas y una piscina infinita de 25 metros se han alineado en un eje con la torre para maximizar las vistas de 360 ​​grados sobre valles apartados, sin cambios desde la época medieval, y dando la sensación de estar completamente alejado del mundo moderno.

 

Borgo Santo Pietro 

Ubicado en el corazón de la campiña toscana, Borgo Santo Pietro es un boutique hotel de 5 estrellas, compuesto por restaurantes con estrellas Michelin, un spa holístico, gama orgánica de cuidado de la piel Seed to Skin, diseño y construcción de propiedades comerciales PN Homes, yate a medida Satori y la extensa granja.

Fue en una época un paradero de curación de peregrinos medievales. Actualmente sigue actuando de santuario para almas modernas, al haber fusionado un hotel de lujo de cinco estrellas y un concepto de spa con una filosofía “de la granja al plato” en una propiedad de 120 hectáreas.

 

 

Una sensación suntuosa de hogar se extiende por el lujoso hotel de granja de 800 años, con sillones de cuero añejo delante de fogones abiertos, arreglos de flores frescas tomadas directamente del jardín y una bodega de vinos de ladrillo antiguo, revestida de etiquetas exclusivas. Cada una de las 20 habitaciones del hotel boutique ha sido diseñada en forma singular, teniendo en cuenta hasta el último detalle, con antigüedades buscadas a medida, camas adaptadas y frescos realizados a mano.

 

 

 

Las habitaciones combinan este lujo íntimo con el máximo recogimiento, dado que los interiores, llenos de luz y aireados, dan a patios mediterráneos salpicados de estancias solares y fragantes árboles cítricos, y poseen frondosas terrazas privadas con fogones externos al borde de piscinas, salas de estar y jardines completamente privados. También se pueden conectar suites contiguas en forma interna, creando así interiores íntimos compartidos para familias o amigos.

 

 

La Borgo Cooking School es la escuela de cocina de Borgo Santo Pietro. Situado junto a los jardines, ofrece una amplia gama de clases de cocina, desde pasta fresca hasta cocina gourmet.

 

 

La propiedad orgánicamente cultivada de 120 hectáreas de Borgo incluye jardines mercados, campos de nueces, huertos de legumbres y extensos viñedos y bosques. Algunos de estos últimos albergan al rebaño de cerdos de la propiedad. Cada día, los granjeros cosechan leche de las ovejas de Borgo, que después es transformada en queso y yogurt artesanal en la lechería del lugar. La granja incluye pollos criados en libertad, abejas productoras de miel, alpacas y extensos viñedos, que proporcionan tanto la inspiración como los ingredientes para los dos restaurantes premiados por Michelin: Meo Modo y La Bottega del Buon Caffè, así como para Trattoria Sull’Albero. El río Merse, de agua dulce, famoso en toda la región, corre por la periferia de la propiedad.

 

 

Arx Vivendi hotel 

No estrictamente en la Toscana, más hacia el norte, el estudio italiano Network of Architecture  (NOA) trabajó en estrecha colaboración con la Oficina de Patrimonio Cultural de Trento para transformar la mitad del complejo del siglo XVII en Arco, cerca del lago de Garda, en el hotel Monastero Arx Vivendi . Una iglesia y un claustro separados en el sitio permanecen ocupados por monjas. (Fotos: ©AlexFilz . Monastero

 

 

Compuesto por áreas comunes y 40 habitaciones junto con un área de bienestar de nueva construcción, la remodelación buscó retener y aprovechar la mayor cantidad posible de características originales, incluida una pared de siete metros de altura que rodea todo el complejo.

 

 

“La majestuosidad y el rigor de la arquitectura, los largos pasillos, los techos abovedados, todas estas características se combinan para dar a estos espacios una verdadera sensación de viejo mundo”, dijo el arquitecto del proyecto Francesco Padovan.

 

 

“Cada elección de construcción, cada material y detalle se ha estudiado para aprovechar la majestuosidad del contexto preexistente”.

Cada dormitorio ocupa lo que hubieran sido dos celdas de un monasterio, con una suite más grande ocupando el antiguo baño.

En estos espacios también se ha utilizado el acabado de yeso efecto envejecido, complementado con suelos de madera clara, muebles de hierro negro y tejidos en tonos tierra, y se han restaurado las puertas originales en sus lados exteriores.

 

 

No se puede pensar en un recorrido por Italia en general o la Toscana en particular sin visitar una bodega..o dos. Pero no cualquiera, sino ejemplos increíbles que maridan la alta tecnología, paisajismo, arquitectura y concepto de experiencia.

Las bodegas de la Toscana ofrecen la experiencia de la región vinícola perfecta. La zona no solo contiene algunas de las denominaciones más famosas de Italia , como el nuevo Val d’Orcia DOC, Vino Nobile di Montepulciano, Brunello di Montalcino y Chianti Classico, la región está absolutamente llena de orgullo, amor por la tierra y un inmenso alegría de compartirlo con los demás. Puee complementar el tour con clases personalizadas de cocina donde aprenderá a elaborar pasta o pizzas perfectas, mientras degusta unvino y charla con locales.

 

 

La mejor manera de ver toda la región a su propio ritmo es alquilar un automóvil, construir un itinerario relajado, asegurar reservas anticipadas y avanzar lentamente de bodega a bodega, de región a región, aprendiendo sobre el vino, el terruño y la pasión. detrás de la elaboración del vino en cada lugar.

Mientras que muchas de las bodegas de Chianti son pequeños negocios familiares, Antinori es todo lo contrario, una bodega impresionante, escondida bajo tierra y oculta desde la ruta,  que bien vale la pena visitarla.

Después de conducir hasta la puerta de guardia, se le dan instrucciones sobre dónde estacionar y cómo llegar, lo que incluye subir una enorme escalera de caracol hasta el nivel superior del edificio.

 

 

Ofrecen cuatro recorridos y experiencias de degustación diferentes y únicas, si bien la mejor manera de hacer una degustación es almorzar en su restaurante, Rinuccio 1180, ubicado en la parte superior del edificio con una vista fantástica.

Inspirada en una cantera, los espacios subterráneos de la bodega Masseto en Italia parecen un museo de arte contemporáneo.

 

 

Compartí en las redes