El ágata nacional transformado en piezas decorativas únicas y modernas de la mano de Opi Rubio

21/11/2021 | Diseño

El ágata nacional transformado en piezas decorativas únicas y modernas de la mano de Opi Rubio

21/11/21 | Diseño, Interiorismo, Productos destacados

El ágata nacional transformado en piezas decorativas únicas y modernas de la mano de Opi Rubio

21/11/21 | Diseño, Interiorismo, Productos destacados

 

Encontrar en la naturaleza elementos que, intervenidos artesanalmente, puedan convertirse en sofisticadas piezas de diseño constituye un agregado de valor dentro y fuera del mercado local.

…………………..

 

Bajo este concepto destaca la línea de objetos confeccionados en ágata por la diseñadora de interiores Opi Rubio, mediante un trabajo meticuloso e innovador que realza el protagonismo de piedras semipreciosas locales al servicio de la decoración. Todo el proceso de elaboración de estos objetos se lleva a cabo en Uruguay, recorriendo gran parte del país desde que se seleccionan las piedras hasta que son trasladas a talleres y llegan a la capital para el armado de mesas, adornos, bandejas y cubiertos.

 

 

Uruguay cuenta con varias minas de extracción de ágatas, la mayoría ubicadas en el departamento de Artigas y explotadas desde 1860. Estas se encuentran en las cuencas de los arroyos Catalán Grande, Seco, Cuaró y Tres Cruces, así como en las bases de las sierras de Catalán, Belén, Cururú y Yacaré.

En las últimas décadas, la exportación de estas piedras ha crecido significativamente, en particular, hacia mercados como Estados Unidos, Europa y Emiratos Árabes, donde son muy preciadas.

 

 

Opi Rubio trabaja con un único proveedor de chapas de ágata que se encuentra al norte del país. Es ella misma la que se encarga de viajar para escoger cada pieza, priorizando su forma, su espesor y su peso, ya que para la confección de estos objetos es importante que la piedra sea chata y sin desniveles.

 

 

Además, es condición necesaria para la diseñadora que el color de las piezas sea natural, teniendo en cuenta que muchas veces son teñidas para resaltar la intensidad de sus colores. Las hay en tonos de azules, violetas, terracotas y verdes, aunque la gran particularidad de trabajar con piedras naturales es que ninguna es igual a otra. Y eso, las convierte en únicas.

“Me encanta tener productos de elite y específicos. Siempre me fascinaron las piedras no solo por su belleza sino por su parte energética también”, cuenta Opi en relación a la propiedad que se le atribuye a la ágata de absorber y transformar la energía negativa.

 

 

Una vez seleccionadas las piezas, estas llegan al taller en bruto y son sometidas a procesos industriales y artesanales para lavarlas, eliminar las impurezas y pulirlas, de modo de resaltar su belleza natural. Posteriormente, viajan a Montevideo en cajas por encomienda.

En el caso de las mesas, que precisan una estructura de hierro, Opi se encarga de numerar una a una las piedras y enviarlas al taller de un herrero con un código específico para cada base. Como no hay dos de igual forma, cada estructura de hierro debe realizarse a medida, determinándose tres puntos de apoyo en los que la pieza se adhiere con un fuerte pegamento.

 

 

Además de las mesas, que ya se han convertido en un clásico de la marca, también hay adornos de velas, bandejas, y se están haciendo pruebas de cubiertos de servir con mangos de ágata. De todos los productos se cuenta con stock inmediato para ventas dentro y fuera del país.

 

Contacto: Opi Rubio

 

 

 

 

 

Compartí en las redes